Lollapalooza 2019: a puro espíritu adolescente

Comenzó la sexta edición del festival internacional más importante del país. Cerca de 100.000 personas colmaron el Hipódromo de San Isidro para renovar su mística festivalera. 

Avatar del Gonzalo Arroyo

Gonzalo Arroyo

.

La sexta edición del Lollapalooza Argentina dio su puntapié inicial. Cerca de 100.000 personas acudieron hasta el Hipódromo de San Isidro para renovar su cuota musical en el festival más convocante del país.

Como cada año, las propuestas se conjugan entre las novedades y los clásicos. En esta primera jornada, lograron convivir ante el mismo público propuestas tan diversas como Kamasi Washington (figura clave del jazz contemporáneo), Rosalía (la gran renovación del flamenco mundial), Interpol (pilares del post-punk revival), Post Malone (valuarte del trap mundial) y Twenty One Pilots (banda centennials por excelencia).

La clara diversidad en el plano musical se vio reflejada en más de 40 artistas dispuestos en cuatro escenarios, sumado a un público joven que aceptó la amplia paleta de estilos planteada por la organización durante las 14 horas que duró la jornada.

Foto: Jimena Savelli para MDZ

Kamasi Washington: tradición negra y experimentación de vanguardia

Foto: Jimena Savelli para MDZ

Para muchos, la gran figura del jazz del siglo XXI. Sin lugar a dudas un artista que llegó a patear el tablero con su versatilidad. Sincretismo, tradición negra, vanguardia y experimentación. Su estilo interpretativo logró darle frescura y apertura a un género tan clásico como lo es el jazz, algo que quedó plasmado en la euforia de miles de jóvenes que disfrutaron el show por completo. Seguramente, uno de sus mayores aportes: formar parte de una camada de músicos que lograron que el jazz vuelva a ser escuchados por las nuevas generaciones.

Pero, claramente, Kamasi no vino solo. Los seis músicos que loacompañaron lograron blindar el concepto "compañeros de banda" durante el espectáculo, estando al mismo nivel que Washington, que por momentos pasa a ser un músico más sobre el escenario. Una propuesta más que interesante (más allá de algunos problemas con el sonido en la primera parte) que fluyó a base de virtuosismo y sensibilidad musical.

Rosalía: revitalizando la tradición del flamenco

Foto: Jimena Savelli para MDZ

Al igual que Washington, Rosalía ya hizo su gran aporte a las nuevas generaciones: acercarles a los más pequeños el flamenco. La artista catalana debutó en suelo argentino y salió triunfante. Estamos ante una de las grandes revelaciones de 2018 a nivel mundial, posicionándose como una potencial nueva estrella del pop modelo XXI.

Pero al ver su show en vivo, uno reflexiona que no solo sus composiciones son la clave del éxito: su carisma y magnetismo sobre el escenario la convierten en un artista completa.

Su concepción actualizada del flamenco logra captar al publico desde el principio, sumado a las influencias de ritmos urbanos que se conjugan de forma magistral con secuencias coreográficas interpretadas por un ensamble de seis bailarinas.

Foto: Jimena Savelli para MDZ

Una mezcla de tradición y presente que por momentos se vincula con la mejor tradición del el trap español y el R&B experimental. Rosalía no suena como ningún otro artista. Su propuesta es realmente innovadora. Palmas sincopadas sobre sintetizadores, cajas rítmicas haciendo las veces de castañuelas, diversos registros estéticos y armonías vocales intrincadas forman un paisaje sonoro que atravesó a todos. Una artista cuyo obra está en perfecta sintonía con su época.

Interpol: identidad que apuesta a la reinvención

Foto: Jimena Savelli para MDZ

Fuerte, concreto y directo. Así sonó Interpol en su regreso a la Argentina. La banda oriunda de Nueva York decidió hacer a un lado el exceso de guitarras para apostar a lo más concreta. Pero hay algo que los distingue de otras bandas del post-punk revival: no tienen ningún problema para llevar a cabo un gran espectáculo en un escenario al aire libre ante 100.000 personas, plasmando en 60 minutos una modernísima vuelta de tuerca a su propia herencia.

Siendo una banda de referencia, los liderados por Paul Banks decidieron dar un show que consolidó sus rasgos identitarios. Un post punk más maduro y en constante de renovación. De esta forma, el presente de Interpol admite que puede ser tan notable como los recordados viejos tiempos.

Post Malone: el trap y el hip hop como banderas

Foto: Jimena Savelli para MDZ

El artista neoyorquino debut en nuestro país en un horario central. Un claro ejemplo de la intención por parte de los organizadores de incluir por primera vez distintos artistas de trap en su grilla, como resultado del éxito que atraviesa el género en nuestro país. Horas antes, el argentino Khea había hecho de las suyas junto a Duki como invitado especial.

Post Malone es el nuevo fenómeno de la música urbana a nivel mundial. Con letras polémicas, beats modernos y un sonido estimulante logró meterse al bolsillo a los miles de fanáticos que esperaban su ansiado debut.

La presencia de artistas locales y extranjeros referentes del trap continuará en los próximos días: hoy será el turno de Coral Casino también estará el español C.Tangana. Mañana, será el turno de la española Bad Gyal y los argentinos Neo Pistea, C.R.O. y Paulo Londra.

Twenty One Pilots: herederos del rock de estadio

Foto:Jimena Savelli para MDZ

El duo combativo liderado por Tyler Joseph y Josh Dun fue el esperado número de cierre para la primera jornada del Lollapalooza. Un concierto que dejó asombrados a propios y extraños desde el comienzo, cuando los músicos aparecieron encapuchados prendiendo fuego un auto sobre el escenario.

El mensaje era claro: la performance del grupo estará a la altura de su propuesta musical. De hecho, el sello que los caracteriza, tanto en sus discos como en el vivo, es la intención de cambiar de ambientes a cada momento. El grupo pasa por el rock, el pop, el rap y las baladas lacrimógenas sin previo aviso. Además, hacen un uso extremadamente riguroso de la tensión. Su puesta en escena es de una ingeniería fabulosa, hilando a la perfección el hilo narrativo con sus canciones.

El duo combativo liderado por Tyler Joseph y Josh Dun fue el esperado número de cierre para la primera jornada del Lollapalooza. Un concierto que dejó asombrados a propios y extraños desde el comienzo, cuando los músicos aparecieron encapuchados prendiendo fuego un auto sobre el escenario.

Foto: Jimena Savelli para MDZ

El mensaje era claro: la performance del grupo estará a la altura de su propuesta musical. De hecho, el sello que los caracteriza, tanto en sus discos como en el vivo, es la intención de cambiar de ambientes a cada momento. El grupo pasa por el rock, el pop, el rap y las baladas lacrimógenas sin previo aviso. Además, hacen un uso extremadamente riguroso de la tensión. Su puesta en escena es de una ingeniería fabulosa, hilando a la perfección el hilo narrativo con sus canciones.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?