Guillermo Coppola ingresó a terapia intensiva: novedades de su cuadro de salud

Guillermo Coppola ingresó a terapia intensiva: novedades de su cuadro de salud

El exrepresentante de Diego Maradona está bajo suministro de oxígeno. Los profesionales que lo atienden por el momento no han extendido una voz de alarma.

EFE

Según informa el periodista Pablo Montagna en LA NACION, Guillermo Coppola pasó en el mediodía de este martes a terapia intensiva. Recordemos que  el exrepresentante de Diego Maradona Guillermo Coppola fue internado el domingo en la tarde con secuelas de coronavirus.

El lunes Coppola recibió diagnóstico de una fibrosis pulmonar causada por el Covid. Actualmente según confirmaron desde el sanatorio donde se encuentra internado está bajo suministro de oxígeno. Para no extender una voz de alarma, desde la institución sanitaria afirmaron que su traslado a terapia intensiva se determinó para un “mejor control” del paciente.

Coppola está dentro de la población de riesgo por tener 73 años, y había dado positivo de coronavirus en enero pasado, aunque en su momento transcurrió la enfermedad sin mayores complicaciones. El empresario había señalado que su síntoma para alertarse y realizarse el hisopado fue haber alcanzado una temperatura corporal de 37.8 y detectar cierta tos seca. Además, también  resaltó que su estado de ánimo había sido debilitado. “Siento como si me hubiesen golpeado, un dolor de cintura y un poco de cabeza”, afirmó por aquel entonces.

En diálogo con LA NACION, tanto el domingo como el lunes, Coppola manifestó tranquilidad. “Estoy con estudios, tengo una fibrosis pulmonar, despertada por el Covid. Tuve Covid en enero y me recuperé favorablemente. Hace diez o quince días se me complicó un poco la respiración y acá estamos, recalculando”, expresó.

Por su parte, el médico cardiólogo Fernando Cichero dio una entrevista en el programa de Mauro Viale y explicó: “El tema de la ventilación es la secuela más común, por ser una enfermedad respiratoria. Lo que notan muchos pacientes es que, si uno está sentado hablando a una velocidad más o menos normal, no sienten síntomas de cansancio, pero si salen a caminar o quieren hablar caminando, se agachan a levantar algo rápidamente, o quieren hacer una corridita, empiezan a notar que les falta el aire”.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?