45 años oculta: la increíble historia de la actriz que rechazó seguir en El Chavo del 8

45 años oculta: la increíble historia de la actriz que rechazó seguir en El Chavo del 8

Fue un personaje icónico pero fugaz, a casi 50 años de su aparición, la actriz cuenta la razón por la que no quiso estar más en la famosa serie.

MDZ Show Global

Para nadie es un secreto que la serie “El chavo del 8”, escrita y producida por Roberto Gómez Bolaños (alias Chespirito) es considerada en muchos países de Latinoamérica como un icono de la cultura que atrapó audiencias por más de 50 años consecutivos.

El Chavo del Ocho

Personajes como Quico, Don Ramón, Doña Florinda, La Chilindrina y el Señor Barriga quedaron en la memoria de muchas generaciones que no sólo los aplauden y admiran, sino que los recuerdan como uno de sus mayores íconos de la infancia.

Seguramente por eso resulta difícil comprender que hubo una actriz que en los años 70, justo cuando la producción estaba en pleno auge de éxitos, decidió no participar más luego de haberse ganado el corazón de muchos, entre ellos el de “Chespirito”. 

Patty

Se trata de Ana Lilian de la Macorra, quien fue la tercera actriz en interpretar el rol de “Patty” (la niña bonita de la vecindad) y que empezó con una participación que sería fugaz y terminó estando en 25 capítulos entre 1978 y 1979. 

La verdad es que De la Macorra nunca planeó estar delante de cámara, llegó al set prácticamente de casualidad cuando Gómez Bolaños la vio y le insistió para estar en el papel mientras ella era asistente de producción en Televisa y estudiante de psicología. 

Patty El Chavo

Una vez que se sintió alejada de lo que quería ser realmente, Ana contó que decidió dar su negativa con todo el respeto a todo el equipo para continuar su trabajo en la profesión que le apasionaba. 

"No era mi rollo, mi corazoncito no quería… Nunca me atrajo ir por esa vía. Pues siempre dije ‘no, gracias", contó hace unos años en una entrevista.

Si bien el personaje fue fugaz, es también uno de los inolvidables. Todos los fanáticos de El chavo del 8 recuerdan cuando “Patty” apareció y cautivó no sólo al protagonista sino a todos los niños de la vecindad que quedaban rendidos ante su belleza, picardía, ternura e inocencia. 

Luego de graduarse, Ana realizó una maestría en psicoterapia, y comenzó su tarea profesional. “Ver el brillo en los ojos de la gente y poder verme reflejada en ellos, es un placer”, dijo en esa entrevista de 2012.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?