Reabren bares y restaurantes: a los artistas “sólo les queda esperar"

Reabren bares y restaurantes: a los artistas “sólo les queda esperar"

Frente a la progresiva apertura de la cuarentena en Mendoza los artistas siguen aguardando respuestas concretas de Gobierno para ver si pueden retomar sus actividades. Desde el Ministerio de Cultura y Turismo lanzan la convocatoria de “Mendoza en casa” como una alternativa para enfrentar la crisis.

Pablo Gordon

Para muchos son muy buenas las noticias de los últimos días en Mendoza, ya que la cuarentena se va flexibilizando poco a poco y distintos sectores de la economía se van reactivando. Lo que creíamos hace unas semanas como algo muy lejano hoy ya se está concretando: volver a salir a tomar algo a un bar, compartir un café en la peatonal con un amigo e incluso reencontrarnos con familiares. Sin embargo, hay un sector de la población que día a día tiene más preguntas que respuestas y éste, es el sector de las artes escénicas.

La gran incógnita es cuándo podrán volver a trabajar, ya sea dando clases o arriba de las tablas. Es sabido que los eventos con gran concurrencia de público serán uno de los últimos en volver, pero ¿qué sucede por ejemplo con los pequeños espectáculos de café concert o stand up? La realidad es que todo se encuentra bajo el método de prueba y error, ya que como hemos visto en otros puntos del país, como Córdoba, tuvieron que dar marcha atrás con la apertura que habían propuesto por el aumento de casos de COVID-19.

Con respecto a este tema, Adrián Sorrentino, uno de los grandes referentes del café concert con más de 30 años de trayectoria en el género, opina que por este momento lo principal es abrir los espacios gastronómicos y analizar cómo va funcionando todo. “En los cafés en los que se actúa por lo general son muy pequeños, caben 30 o 40 personas, si se va a trabajar al 30 o al 40% se trabajaría con 10 espectadores”, comenta. Y a su vez considera que hay que esperar un “poquito más” y tener paciencia, contemplar qué protocolo para las funciones se propone porque, según él, sería muy descabellado “tirarse a actuar” sin saber cómo funciona la parte gastronómica.

Por su parte, Diego Flores, actor y director teatral, considera que “es algo que va a ir decantando solo” en estas dos semanas y a partir de allí habrá respuestas concretas.

Flores, también, aporta un dato no menor y es que para algunos espacios la convocatoria del público estaba basada más en la propuesta artística que gastronómica: “Hay lugares donde la gente en realidad no va por lo que puede comer, lo que puede tomar o ni siquiera por la comodidad edilicia del espacio, sino porque tal vez sabía que ahí tocaban bandas que les gustaban o habían obras que les divertían o incluso participaban de experiencias como cafés literarios”. Es por ello que para este tipo de espacios, él considera que es una urgencia el retorno de las actividades.

“A veces uno cree que puede darse la chance de actuar con pocas mesas. Calculo que es más fácil con un unipersonal pero no depende de nosotros, sólo nos queda esperar”, aseguró el actor Daniel Encinas quien también trabaja de manera autogestiva con funciones regulares los fines de semana. En su caso, el bar donde trabajaba tuvo que cerrar en medio de la pandemia porque según le informó el dueño “se hacía insostenible seguirlo manteniendo”.

Claro está que lo que primero se quiere hacer es evaluar cómo responden los mendocinos frente a esta decisión: la concurrencia a los espacios y además, analizar si se incrementan o no los casos de coronavirus. A partir de estos indicadores se determinará de qué manera se flexibilizará la apertura a otros sectores.

Por lo pronto, hacedores culturales aguardan la reactivación de clases y talleres. Desde el “Cuerpo de Delegades Teatreres y Esceniques” ya han presentado a las autoridades provinciales un modelo de protocolo de acción para el retorno y se encuentran expectantes de una pronta respuesta. A su vez, profesores de otras disciplinas artísticas, como la danza, también están inquietos al ver que está permitido ir a un bar, juntarse diez personas en una casa y ellos no tienen la posibilidad de dar clases a grupos reducidos. Argumentan que se está priorizando la actividad nocturna frente a la salud, la actividad física, la cultura y el arte. Encauzan este reclamo bajo el slogan de “la danza es trabajo”.

Desde el Ministerio de Cultura y Turismo de la provincia viendo la dura crisis que está atravesando el sector se ha abierto la convocatoria para la plataforma “Mendoza en Casa” e invitan a artistas de todas las áreas a cargar su contenido al sitio. Seleccionarán 160 propuestas y otorgarán contratos de $8.000. Cuando se lanzó el sitio en abril, fue duramente criticado por la comunidad artística ya que no había ningún tipo de contraprestación para aquellos que subieran material a la página. Alfredo Gálvez, vocero del “Cuerpo de Delegades Teatreres y Esceniques” asegura que esta medida solamente beneficia al diez por ciento del sector.

Si bien desde los distintos sectores artísticos se especula que están trabajando en un protocolo para la vuelta de las clases de diversas disciplinas, no hay ninguna respuesta oficial que lo afirme. Al parecer, a los artistas solamente les queda “esperar” y ver qué soluciones les brindan desde Gobierno ya que, como ellos afirman, se encuentran “olvidados y marginados”. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?