La demanda se derrumba, pero los autos no paran de aumentar

La demanda se derrumba, pero los autos no paran de aumentar

En marzo, las marcas remarcaron hasta 6% algunos modelos. A su vez, la escalada del dólar no tardará en trasladarse a los precios de los vehículos.

Con caída de ventas récord, con un oscuro panorama para este año, con un stock equivalente a lo que se espera vender en todo el 2019 y con terminales paralizadas o trabajando a duras penas, es llamativo que las marcas sigan remarcando los precios de sus vehículos.

Asimismo, el movimiento que ha tenido la cotización del dólar en los últimos días –de casi 5% hasta este jueves- también impactará en los precios de los autos. Así, no sólo se profundizará la caída de ventas, sino que impactará de lleno en los planes de ahorro, cuyas cuotas se calculan según los precios de lista.

Las listas de precios oficiales de marzo llegaron a las concesionarias oficiales con subas de hasta 6%. Según consigna el diario Ámbito Financiero, los aumentos más fuerte de marzo se registraron en Toyota (con 6% para el Corolla), Honda (6% para Fit, WR-V y Civic) y Nissan (5% para Frontier). El resto de las marcas están por debajo: Chevrolet con 3,5%, Ford, Peugeot y Renault con 3% y Volkswagen con 2%. Las marcas japonesas fueron las que menos aumentaron durante el 2018 y ahora están recuperando el terreno perdido.

Si tenemos en cuenta que para este año se prevé patentar unos 600.000 autos, y el stock es más o menos del mismo número, la producción sólo se apoyará en la demanda externa, que de ninguna manera podrá equiparar a un mercado interno recesivo y sin expectativas de cambios.

Incluso según los conocedores de la industria, los patentamientos del 2019 podría apenas llegar a los 500.000 autos, volumen similar al que tenía el mercado argentino en 1994.

Esta situación impacta de lleno en el empleo dentro del sector automotriz, con al menos 9.000 trabajadores afectados por suspensiones o vacaciones anticipadas. A las francesas Peugeot-Citroën y Renault, en las últimas horas se conoció la decisión de Fiat de suspender nada menos que a 2.000 trabajadores. Las razones son dos: caída de ventas y stock existente.

Asimismo, se conoció el dato de producción, que alcanzó las 32.662 unidades en febrero y de esta manera registró una baja interanual del 16,4%.

Pero además hay un dato poco conocido y que refleja el impacto de la importación de vehículos en detrimento de la producción de las terminales nacionales: si en el 2015 5 de cada 10 autos vendidos en Argentina era producción nacional –aunque con fuerte componente importado- hoy la relación es 7-3 a favor de los importados. Sólo una explosión de las exportaciones podría poner a trabajar a las fábricas a ritmo normal. Hoy, según datos oficiales, apenas están utilizando el 25% de su capacidad de producción.

Para marzo se esperan patentar unos 42.000 vehículos, la mitad que hace un año. Si esta proyección se mantiene o incluso empeora, la venta de autos en Argentina se retrotraerá a niveles de hace 25 años.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?