Probamos la más brutal, extrema y cara de las pick ups a la venta en Argentina

Probamos la más brutal, extrema y cara de las pick ups a la venta en Argentina

Se trata de la Ford F-150 Raptor, lanzada a la venta en el país hace poco más de un año. Se trata de un producto de nicho dentro de otro nicho, que impacta por imagen, capacidad, robustez y prestaciones. En definitiva, es bestial.

Cristian Ortega

La Ford F-150 Raptor, la versión extrema y deportiva del tradicional modelo del Óvalo, llegó a Argentina en enero del 2020, luego de estar 5 meses en preventa.

Desde el vamos, llamó la atención: no sólo por ser parte de la familia de pick ups grande (full size) de la marca líder en pick ups, sino porque no la conocíamos por estas tierras.

Pero antes de adentrarnos en las “sensaciones”, porque en definitiva de eso se trata con este tipo de vehículos, repasemos de qué se trata.

Fue desarrollada por Ford Performance, la división deportiva de la marca del Óvalo, llega al país desde Estados Unidos y completa la oferta de chatas grandes F-150 Lariat.

La F-150 Raptor tiene un motor EcoBoost V6 de 3.5 litros bi-turbonaftero que eroga 456 cv de potencia y 691 nm de torque. El conjunto mecánico lo completa una caja automática de diez velocidades, tracción en las cuatro ruedas y reductora.

Además de tener todo lo que tiene que tener, suma diez airbags, Frenado Autónomo de Emergencia, techo panorámico y muchísimos otros dispositivos de seguridad y confort.

La unidad que probamos fue facilitada por Ignacio Goldstein, responsable de Ford Goldstein, concesionario oficial del Óvalo en Mendoza.

Cuando uno se acerca a la chata, la primera sensación es “qué grande”. Y sí, es enorme: mide casi 5,89 metros de largo, pesa 2.616 kilos y tiene un alto de 1,94 metros. Brutal.

Pero cuando el conductor está tras el volante, todo se hace más fácil. Además del inmenso capot, se domina todo lo que está adelante y alrededor. Es muy fácil de manejar y hasta se hace ágil en la cuidad. Eso sí, por tamaño claramente no es un vehículo para ir por el centro haciendo trámites.

El motor, que describimos arriba, tiene un poder de reacción que nos hace olvidar el peso y el tamaño de la camioneta. Así gasta también: 16,7 litros cada 100 kilómetros en uso mixto.

Todo adentro el enorme y muy cómodo: volante, tablero de instrumentos, pantalla multimedia, climatizador, palanca de caja automática, incluso el espacio que hay entre las butacas delanteras. A su vez, uno siente que está dentro de un vehículo de calidad. Los materiales son de excelente factura y se adivina su larga durabilidad. En las plazas traseras, las piernas bailan, literalmente, hay espacio para todo y todos.

Pero vamos a lo que nos importaba una vez dentro de la F-150 Raptor: el fuera del asfalto. No pudimos manejarla ni todo el tiempo deseado ni por los caminos ideales para probarla a fondo, pero un par de horas en un sendero de tierra y ripio en el piedemonte, sirvió para entender todo: este bicho está pensado, diseñado y fabricado para andar rápido fuera del asfalto.

Ahí sí se siente como pez en el agua: el pozo más grande lo pasa como si nada; las subidas que a otras pick ups le podrían significar un esfuerzo, en este caso sólo basta desear subir esa pendiente y la F-150 Raptor lo va a hacer. Si le queremos poner pimienta a la prueba, aceleramos, pero realmente con sólo peinar el pedal, la mole va a subir sin despeinarse (ver ficha técnica).

Pero como decíamos recién, la F-150 Raptor se siente libre andando a altas velocidades en caminos no asfaltados. Uno puede ir a 80, 100 o 120 kilómetros por hora y la camioneta no se va a dar por enterada. Bueno, uno tampoco. Da una sensación de tanto aplomo y seguridad, que ir rápido en terrenos inestables poco menos que pasa desapercibido.

Pero para ir cerrando este comentario-homenaje a la Ford F-150 Raptor, es necesario afirmar que se trata de un vehículo de nicho dentro de otro nicho, que es el de las pick ups. Es, nada menos, que un juguete enorme, brutal y muy caro, pero que se disfruta de una manera muy particular.

Hoy, esta camioneta está en 8.662.500 pesos según el precio de lista. Y sólo se puede comprar por pedido, lo que no asegura su entrega. Es que ya viene una nueva versión en camino, que Ford Argentina ha anunciado que venderá en el país.

Mientras, si usted amigo tiene la posibilidad de probarla, de darle una vuelta, de hacerse el más groso del barrio por un rato, la Ford F-150 Raptor es el vehículo ideal. Se van a dar vuelta para verlo pasar, literalmente.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?