En 20 años, no se venderán más autos a combustión en Argentina

En 20 años, no se venderán más autos a combustión en Argentina

Así lo determina el proyecto de Ley de Movilidad Sustentable que elaboraron en conjunto el Gobierno nacional y las terminales automotrices en el país.

MDZ Autos

MDZ Autos

Argentina prohibirá la comercialización de autos 0km con motores a combustión interna a partir del 2041, según se se desprende del proyecto de Ley de Movilidad Sustentable que el presidente Alberto Fernández envió al Congreso luego de presentar en la planta de Toyota Argentina, en Zárate.

El proyecto fue elaborado por el ministro de Desarrollo Productivo de la Nación, Matías Kulfas, con la colaboración del sector automotriz. Incluso el presidente de la Asociación de Fabricantes de Automóviles, Adefa, Daniel Herrero, fue el anfitrión de la actividad, ya que también es el titular de Toyota Argentina.

La iniciativa propone crear un régimen de promoción industrial para fomentar la fabricación y venta de autos 100% eléctricos en nuestro país. Además, impulsará la creación de la Agencia Nacional de Movilidad Sustentable, que establecerá las normativas que deberán cumplir los futuros autos fabricados y vendidos y nuestro país.

La propuesta, de convertirse en ley, obliga a las dependencias del Estado nacional y al transporte público a comenzar a incorporar a sus flotas nuevos vehículos eléctricos.

El proyecto de ley de Promoción de la Movilidad Sustentable representa “una ventana de oportunidad única para reposicionar y ampliar capacidades de la industria automotriz argentina en el mundo”, a la vez que permitirá crear hasta 2030 unos 12.500 puestos de trabajo en las terminales y captar inversiones estimadas en 5.000 millones de dólares, según las previsiones del Ministerio de Desarrollo Productivo.

La iniciativa, que presentó Fernández desde la planta fabril de Toyota, busca ampliar la plataforma automotriz con vehículos eléctricos, vehículos con celda de combustible y nuevas categorías (micromovilidad); impulsar la inserción de sectores científicos, tecnológicos e innovadores; y a la vez, dinamizar y robustecer al actual tejido autopartista.



Se prevé en este sentido la creación de 6.000 puestos de trabajo en empresas de autopiezas, con inversiones en una década por US$ 1.500 millones.

Pero el objetivo global del plan, es llegar al 2030 con inversiones por un total de 8.000 millones de dólares en la industria automotriz local, lo que se traducirá en la creación de más de 21.000 nuevos puestos de trabajo en terminales, autopartistas y fabricantes de baterías.

El proyecto alienta un régimen que promoverá el diseño, la investigación, la innovación, el desarrollo, la producción, comercialización, reconversión y/o utilización de vehículos propulsados por fuentes de energía sustentables y que también impulsará la fabricación de partes, conjuntos y equipos auxiliares en todo el territorio nacional.

El texto enviado al Congreso tiene como objetivo "promover la utilización creciente y sostenida de vehículos propulsados con fuentes de potencia no convencionales, de producción nacional".

Se cubre así toda la movilidad terrestre: vehículos livianos, medianos, pesados, de pasajeros, de carga, la micro movilidad, los experimentales y los designados por la autoridad de aplicación.

En dos decenios, además, desde 2041, no podrán comercializarse vehículos con motor de combustión interna nuevos en el territorio nacional.

Sustitución de importaciones


"Una estrategia de Movilidad Sustentable con enfoque productivo hará que produzcamos más partes y conjuntos en el país y que sustituyamos importaciones", destacaron en Desarrollo Productivo.

Se explicó en ese sentido que el país "puede atraer estas inversiones" porque posee materias primas claves en abundancia para la movilidad sustentable: cobre, litio y energías renovables; y puede también proveer mercados para el crecimiento de la nueva movilidad: el transporte urbano de pasajeros y los vehículos de la administración pública.

El país también cuenta con un tejido autopartista robusto y antecedentes en industria automotriz, "sólo resta ingresar en las nuevas tecnologías"; tiene recursos humanos y técnicos de alto nivel; y puede ofrecer su inserción en el Mercosur y sus acuerdos automotrices con Chile y México.

"Es la oportunidad de producir externalidades y difundir nuevas tecnologías: fabricar baterías para otras aplicaciones, utilizar nuevos materiales livianos, diseñar sistemas de gestión de transporte con big data, aplicar inteligencia artificial al transporte público y de cargas", concluyó el ministerio. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?