Si vivís a dieta ¿sos realmente libre?

Si vivís a dieta ¿sos realmente libre?

La Lic. en Nutrición Noelia Giorlando reflexiona sobre la libertad al comer. Sobre todo en esta época de "tentaciones" gastronómicas, y de querer mostrar el cuerpo en verano. ¿Vale la pena abstenerse?

Food Lovers

La libertad es uno de los grandes anhelos del hombre, es más el sublime, el más profundo, es un valor en sí mismo, es pura y profunda, y nos fortalece mediante el conocimiento y el respeto. 

Aun cuando comemos, buscamos este valor tan deseado y recóndito, pero en ocasiones nos encontramos esclavos de una práctica colectivamente aceptada e impulsada, que la incorporamos como promesa, como un deber. Y hasta se convierte en la única manera de Ser: las dietas.

Las dietas muchas veces se viven como una opresión necesaria y voluntaria, con la finalidad de tener una determinada forma de cuerpo y que sólo al ser posible, ese cuerpo se trasformará además en confianza, autoestima, pertenencia, éxito, felicidad, bienestar. Como si "el adentro" dependiera sólo y exclusivamente "del afuera", y ese afuera por ser concreto y visible, sea aparentemente más manejable, modificable y hasta soportable que un interior confundido, desorganizado y angustiado.

Cuando estamos a dieta permanente, perdemos libertad para ser nosotros mismos, perdemos nuestra identidad alimentaria, soltamos recuerdos asociados a la comida, reprimimos el disfrutar y el placer de la comida, perdemos el deseo y lo reemplazamos por el debería, perdemos la libertad de pensar distinto, la posibilidad de mirar hacia adentro.

Cuando vivimos a dieta perdemos nuestra identidad alimentaria.

Sos libre cuando no te dejás perseguir por la culpa, sos libre no cuando comés lo que querés, sino cuando comés sin pensamientos que te perturban. Sos libre cuando el comer se acompaña del sentido de responsabilidad.

En esta época, pasadas las fiestas, con gran parte del verano por venir, comamos con libertad. La libertad de la conciencia, del disfrute, de las opciones, de lo rico, del propio respeto y amor. Comamos sin imposibles, sin opresiones, prohibiciones ni sometimientos, flexibles y alegres.

Siempre sé libre, desea, suelta.

 

¿Querés recibir notificaciones de alertas?