Masa de tarta casera: crujiente, deliciosa y mucho más barata

Masa de tarta casera: crujiente, deliciosa y mucho más barata

Sea cual fuese el relleno, la masa casera es el secreto para lograr una tarta perfecta.

Food Lovers

Hacer la masa de tarta de forma casera es más rápido y sencillo de lo que se piensa. Como si fuese poco, su sabor es tan delicioso y su textura tan crujiente que, una vez que se la prueba, es casi imposible volver a tener ganas de comprarla de forma hecha.

A continuación, compartimos su receta y comentamos todo lo que hay que saber para hacerla de la mejor manera posible. La clave está en que es ideal para una tarta salada. Si se quiere usar para un relleno dulce, basta con reducir la cantidad de sal que se menciona.

Fuente: paulinacocina.net

¿Qué se necesita para hacer la masa de tarta casera?

Ingredientes. Para realizar esta increíble masa de tarta casera se requiere de:

  • 500 gr. de harina (común).
  • 250 gr. de manteca.
  • 60 ml. de agua.
  • 10 gr. de sal.
  • 2 huevos.


Con estas cantidades, se presentan dos opciones. Por un lado, se puede hacer una buena masa bastante gruesa para hacer una tarta en un molde desmontable. Por otro, se pueden extraer dos tapas más bien finas para hacer una tarta cerrada.

Masa de tarta casera: paso a paso

Elaboración. Lo primero que hay que hacer es tamizar dentro de un bol la harina y la sal.

A continuación, colocar la manteca, la cual tiene que estar cortada en trozos y a temperatura fría. Con las manos, desmenuzar apenas para que se integre con la mezcla de harina y sal.

Hecho esto, agregar los huevos y el agua, que tiene que estar bien fría. En cuanto al agua, es importante introducirla de a poco para que se integre bien y para no pasarse del punto buscado. 

Luego, revolver con una espátula o un tenedor y seguir mezclando sin usar las manos, para no transmitir temperatura a la preparación.

Llegado el momento, amasar un poco hasta obtener una mezcla homogénea en la cual todos los ingredientes estén bien distribuidos. Una vez que se obtiene el bollo, hay que envolverlo con un film y llevarlo a la heladera durante al menos 30 minutos.

Cuando llega el momento de su uso, basta con estirarlo sobre la mesada con un palo de amasar, hasta darle la forma buscada.

Lo bueno de esta preparación es que, al llevar tanta manteca, no es necesario enmantecar el molde. Claro está que esto queda a criterio personal. Incluso se puede aplicar un poquito de aceite para darle un color más brillante al fondo de la masa.

Si la masa se va a usar solo como base para una tarta en un molde desmontable, primero hay que cocinarla sola en horno a 180°C durante unos 10 minutos.

Transcurrido este tiempo, agregar el relleno correspondiente y volver a llevar al horno hasta que todo quede bien cocido.

Para usarla como doble tapa, se recomienda cocinar a la misma temperatura y basta con observar el color de la masa para saber cuándo está terminada.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?