Cinco trucos para preparar la pasta con el punto de cocción perfecto

Cinco trucos para preparar la pasta con el punto de cocción perfecto

La cantidad de agua y el tiempo de cocción son dos de las claves para lograr que la pasta quede en el punto justo.

MDZ Gastronomía

MDZ Gastronomía

La pasta es una de las comidas más populares y amadas a nivel mundial. Lograr que queden bien es todo un desafío y es por este motivo que, en esta ocasión, te contamos cuáles son los secretos para obtener el punto de cocción perfecto. A continuación, los detalles y todo lo que hay que saber al respecto.

La totalidad de la pasta debe sumergirse en el agua hirviendo al mismo tiempo - Fuente: pixabay.com

 

La pasta perfecta: 5 claves para aplicar de forma rápida y sencilla

1. Cantidad de agua

El proceso para lograr la pasta perfecta comienza mucho antes de echar la misma en el agua. En primer lugar, hay que calcular las cantidades de cada ingrediente: por lo general, se recomienda 1 litro de agua por cada 100 gr. de pasta.

El tamaño de la olla también es fundamental y debe ser lo más grande posible. Esto se debe a que tiene que contener bastante agua sin que rebalse y a que la pasta necesita de mucho espacio para no pegarse.

En cuanto a la sal, la misma se coloca cuando el agua llega al punto de ebullición y se utilizan unos 15 gr. por cada litro. No obstante, esto es opcional y lo mismo ocurre con la costumbre de agregar una pizca de aceite de oliva.

2. El momento apropiado para colocar la pasta

Una vez que el agua hierve y se agrega la sal, hay que esperar a que la misma se disuelva completamente antes de echar la pasta.

Hecho esto, hay que remover de forma inmediata para evitar que se pegue y esperar que el líquido vuelva al punto de ebullición: recién a partir de entonces se comienzan a contar los minutos de la cocción.

3. Tiempo de cocción

En el caso de la pasta seca, los envases suelen aclarar cuál es el tiempo recomendado para cada tipo. Así y todo, lo mejor que se puede hacer es probar cómo está la misma 1 minuto antes del tiempo establecido.

Si bien todo es cuestión de gustos, la pasta por lo general se debe comer al dente. Para lograr este punto, se recomienda echar un vaso de agua fría en la olla para cortar el proceso de cocción y sacar la pasta usando un colador.

4. Tener en cuenta la salsa

Hay salsas que se colocan justo encima de la pasta cuando esta se sirve en el plato. Otras, en cambio, se mezclan con la pasta en una sartén que está al fuego para evitar que la comida se enfríe.

Esto significa que el proceso de cocción se continúa dando, por lo que se aprecia la importancia del truco anterior.

Por otra parte, para que la salsa y la pasta se integren a la perfección, se recomienda utilizar una pizca del agua que quedó en la olla.

5. Presentación final

Para terminar, hay que decir que la mejor forma de comer la pasta es hacerlo en caliente, por lo que se recomienda servir e ingerir de forma inmediata.

Ahora sí, la pasta ya está terminada y a punto para degustar. Solo es cuestión de agregar un poco de queso rallado y listo, ¡a disfrutar!
 



Este contenido se publica solo con fines informativos y no puede sustituir la labor de un profesional. Le recomendamos que consulte con su Nutricionista de confianza.

Para dudas, sugerencias de nuevos temas de cocina y comentarios, te invitamos a escribirnos a contacto@mdzol.com y responderemos a la brevedad.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?