Las 10 mejores frases de ‘El Chavo del 8’ para la vida

Las 10 mejores frases de ‘El Chavo del 8’ para la vida

El icónico personaje de Roberto Gómez Bolaños le ha dejado a la sociedad de todo el mundo diferentes dichos que hasta el día de hoy se siguen reproduciendo.

MDZ Espectáculos

El chavo del 8 sin dudas ha sido un programa que transcendió todas barreras en muchos países del mundo. Cada capítulo dejaba una enseñanza y sobre todo, una frases, que con el tiempo se terminaría volviendo una más en nuestro habla de cada día. El personaje de Roberto Gómez Bolaños supo instalarse en el corazón de toda la sociedad.

Si bien la serie tenía personajes como Quico, la Chilindrina, Don Ramón, Doña Florinda, el profesor Jirafales, "la bruja del 71" o el señor Barriga, la figura principal era “El Chavo”. Gracias a sus peculiares ocurrencias y a sus dichos que estaban lejos de la RAE, el niño huérfano que vivía en un barril le sacaba una sonrisa a todo el mundo.

El primer capítulo de “El Chavo del 8” se emitió un 20 de junio de 1971 y luego de estar 50 años emitiéndose en la televisión, Televisa decidió sacar la serie del aire en agosto de 2020. Esto produjo el fin de innumerables generaciones que crecieron viendo los miles de momentos que sucedieron en ‘la vecindad’.

En la actualidad, se pueden ver los miles de capítulos de “El Chavo del 8” en internet como también podrán encontrar la versión animada del “El Chavo”. En modo de homenaje al papel protagonizado por Roberto Gómez Bolaños, quien falleció en 2014 a causa de un infarto, dejaremos las mejores frases de este entrañable personaje.

Las mejores frases:

  1. "Fue sin querer queriendo”: frase de disculpa cada vez que el Chavo recibía un regaño
  2. “Se me chispoteó”: Chispotear… Un neologismo magistral de Roberto Gómez Bolaños.
  3. “¡Todo yo! ¡Todo yo! ¡Todo yo!”: cuando lo ponían a hacer algo que no quería, el Chavo reclamaba así, pataleando.
  4. “Es que no me tienen paciencia”: una  frase icónica. Así respondía cuando doña Florinda o don Ramón lo increpaban por sus comportamientos.
  5. “Bueno, pero no se enoje”: otra inocente versión de una disculpa cuando sacaba de sus casillas a los adultos.
  6. “Pues al cabo que ni quería”: Al sentirse excluido, el Chavo respondía así: sabiduría caprichosa que solo el Chavo nos podía enseñar.
  7. “Eso, eso, eso, eso”: El Chavo no siempre se sabía explicar de la mejor forma. Por eso cuando alguien entendía su idea, así aseveraba en aprobación.
  8. “Lo último que se pierde es la barriga, señor Esperanza”: una frase que resume la interacción cómica entre el Chavo y el señor Barriga: la demostración de la creatividad en los juegos de palabras de Gómez Bolaños.
  9. “Ahora sí te descalabro los cachetes”: la amenaza infalible del Chavo a Quico.
  10. “Tenía que ser el Chavo del 8”: no es propiamente del Chavo, sino de don Ramón cuando se enojaba por las travesuras del querido personaje.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?