Opinión

Economía en modo Milei: escenarios posibles e incertidumbre sobre el resultado

El presidente Javier Milei cree que el índice de precios al consumidor de abril podría estar en un dígito, por primera vez es su gestión, Federico Domínguez, asesor financiero, deja su opinión en MDZ

Federico Domínguez miércoles, 24 de abril de 2024 · 10:32 hs
Economía en modo Milei: escenarios posibles e incertidumbre sobre el resultado
En el largo plazo, Argentina podría salir adelante, pero el experimento de La Libertad Avanza aún tiene que aprobar el examen. Foto: EFE

En noviembre del 2023, a pocos días del balotaje, durante un almuerzo, un conocido economista me señala una puerta a unos 10 metros de la mesa y me dice: “Ves esa puerta, si agarro un arma y le disparó a la cerradura, tengo que tener mucha suerte para que pase por el orificio. Bueno, esas son las chances que a Javier Milei le vaya bien”. 

Si sale bien, significa que el Gobierno habrá ganado la batalla cultural y el modelo económico liberal no solo será aceptado, sino también demandado por gran parte de la sociedad.

Junto con la baja de la inflación el Gobierno obtendría una contundente victoria en las elecciones legislativas del 2025, tras lo cual profundizaría el proceso de desregulación de la economía.

En pocos años los supermercados estarían repletos de productos de todo el mundo, la inflación sería un mal recuerdo del pasado y usaríamos el dólar como moneda para las transacciones cotidianas, veríamos una fuerte suba del poder adquisitivo del salario, los automóviles se podrían comprar más baratos y mediante el sistema de leasing, la clase media compraría viviendas con crédito hipotecario a 30 años, los pasajes aéreos, computadoras y celulares costarían lo mismo que en Europa.

El Gobierno apuesta a que en poco tiempo más la inflación sea un mal recuerdo del pasado.
Foto: MDZ

Inversión y exportaciones récord

Los impuestos se reducirían, la pobreza bajaría al 15% para el 2030 y la economía crecería al 5% anual durante muchos años. 
Como en toda transformación profunda habrá ganadores y perdedores. Muchas empresas abrirán y muchas otras cerrarán, otras se transformarán. Se perderán cientos de miles de empleos en el sector público, que serán reemplazados por una mayor demanda en el empleo privado. Muchos deberán actualizar sus habilidades y volver a capacitarse.

Si sale bien, significa que el Gobierno habrá ganado la batalla cultural y el modelo económico liberal no solo será aceptado, sino también demandado por gran parte de la sociedad.

Habrá mayor movimiento dentro del país de personas que se trasladan por oportunidades laborales como sucede en los Estados Unidos y economías con mayor dinamismo en el mercado de trabajo. El proceso será dinámico, vertiginoso, por momentos duro, pero en conjunto la mayoría de los argentinos habitaremos un país mucho más próspero. 

Elecciones en el horizonte

Si sale mal, la recesión hará que la mayoría de la sociedad se resista a las reformas estructurales, el Gobierno no logre aprobar leyes, el dólar suba y las corporaciones intenten derrumbar al gobierno. Javier Milei perdería las elecciones legislativas de 2025 y no sería reelecto en 2027.

Aumentará la conflictividad social, veremos un nuevo default de la deuda, la inflación se mantendrá arriba del 100%, la economía continuará estancada y la pobreza seguirá en niveles cercanos al 50%. Entraríamos en una crisis política por falta de 
representatividad, al mismo tiempo que parte de la sociedad se resistiría a volver al pasado.

Si sale mal, la recesión hará que la mayoría de la sociedad se resista a las reformas estructurales, el Gobierno no logre aprobar leyes, el dólar suba y las corporaciones intenten derrumbar al gobierno.

Los gobernadores buscarían colocar en la presidencia una figura de consenso que plante una salida corporativista, como hizo Eduardo Duhalde en 2002, siendo Miguel Pichetto un posible candidato tal como expresó Jorge Fontevecchia en una columna publicada en el diario Perfil. La crisis de la economía se profundizaría y se aceleraría el éxodo de jóvenes al exterior, al mismo tiempo que cobraría fuerza el discurso de que “Argentina es un país inviable”.

Si a Milei la estrategia le sale bien, los impuestos se reducirían, la pobreza bajaría al 15% para el 2030 y la economía crecería al 5% anual durante muchos años. 
Foto: MDZ

Otro escenario posible

Una tercera opción es que no salga ni mal ni bien, sino más o menos. En este escenario, el Gobierno mantiene el equilibrio fiscal, logra dolarizar la economía, pero no aprobar reformas económicas importantes. La desregulación de la economía se traba en el Congreso y la Justicia. Las reducciones de impuestos a nivel nacional son neutralizadas por nuevos impuestos provinciales.

La sociedad acompaña, pero muchos pierden el entusiasmo. La inflación baja a niveles de un dígito anual, la economía crece, aunque lentamente, y el desempleo aumenta. El escenario generado sería similar al de la segunda mitad de la década de 1990, cuando las reformas impulsadas por el gobierno de Menem quedaron a medio camino.

Algunos trabajadores perderían sus puestos de trabajo, pero serían muchos más quienes estarían mucho mejor remunerados y defenderían fervientemente el modelo. Al igual que en la década de 1990 para muchos dentro del sistema sería el mejor gobierno de la historia y para otros el peor, dado que las personas suelen evaluar los gobiernos en función de su economía personal.

Al no haberse completado las reformas estructurales, el país y la continuidad del modelo serían vulnerables frente a un shock externo, como una fuerte caída de los precios de los commodities o una fuerte suba de tasas en Estados Unidos que corte el financiamiento.

Perspectivas

En el largo plazo, Argentina podría salir adelante. El camino sería aún más costoso en términos sociales. A este escenario intermedio le asigno bajas probabilidades. De los tres, el primer escenario está pasando de la categoría de probable a la de factible: la bala podría haber atravesado la cerradura. Por la velocidad a la que viajan aún no podemos ver donde pegó, si atravesó o no el orificio, pero es altamente problema que lo haya hecho.

Federico Domínguez.

Federico DomínguezEmprendedor y asesor financiero especializado en mercados de capitales y del sector de tecnología. Socio de la empresa Pampa Capital y autor de los libros “La Rebelión de los Pandemials” y “Argentina hiper-acelerada".

Archivado en