El costo del financiamiento

El otro récord de Alberto Fernández que afecta a las empresas argentinas

Para el sector privado, las señales de la macro son clave para desarrollar sus proyectos. En este sentido, el costo del financiamiento está literalmente atado al riesgo país, que pone un piso elevado a la tasa de interés que deben pagar las empresas. Qué puede pasar a partir de la próxima semana.

Carlos Boyadjian
Carlos Boyadjian jueves, 10 de agosto de 2023 · 12:57 hs
El otro récord de Alberto Fernández que afecta a las empresas argentinas
La gestión del presidente Alberto Fernández nunca logró dar señales claras al mercado y mantener el precio de los bonos y por ende el riesgo país se mantuvo elevado. Foto: Noticias Argentinas

La última vez que la Argentina tuvo un índice de riesgo país por debajo de los 1.000 puntos básicos fue hace exactamente cuatro años, concretamente el viernes 9 de agosto de 2019, el último día hábil antes de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) que marcaron a fuego el proceso electoral de ese año, catapultando al candidato opositor Alberto Fernández a la Presidencia de la Nación. 

La jornada terminó con 872 puntos básicos de riesgo país, esto es una sobretasa de 8,72% por sobre la tasa de interés de referencia de Estados Unidos, actualmente en 5,5% anual, que es lo que marca el nivel de riesgo país. Tras el resultado electoral, el lunes 12 de abril abrió con una gran conmoción cambiaria, que disparó un 50% el precio del blue, desde unos $40 a $60 en sólo 24 horas. 

Y en paralelo, casi se duplicó el riesgo país, pasando de 872 puntos básicos el viernes 9 de agosto a 1467 puntos el lunes 12. A partir de allí ya nada sería igual. 

En este sentido, la gestión de Alberto Fernández alcanzó un nuevo récord, superando a todos sus antecesores desde 2002 a la fecha. El índice de riesgo país nunca estuvo por debajo de los 1100 puntos en toda su presidencia. Registró el pico más bajo el 10 de septiembre de 2020, quedando los 1101 puntos básicos. 

Fue luego del acuerdo con los bonistas por la deuda privada de más de 100.000 millones de dólares. El 31 de agosto de 2020, el entonces ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció junto al presidente Alberto Fernández, que la deuda reestructurada alcanzó una adhesión superior al 93,5%, pero fue incluso más que eso.

El exministro de Economía, Martín Guzmán, fue responsable de la reestructuración de la deuda privada en 2020.

Dada la activación de las cláusulas de acción colectiva, el porcentaje se elevó al 99%", señaló en ese momento del propio Guzmán. La cláusula de acción colectiva es una condición que se incluye en los pliegos de reestructuraciones de deuda por la cual una mayoría especial de bonistas, denominada en la jerga financiera como supermayoría, da su acuerdo al canje de bonos y ese acuerdo es vinculante también para el resto de los tenedores de títulos, incluso a quienes votaron en contra de la reestructuración.

Pero antes de eso, el riesgo país venía por las nubes, con un festival de subas, que alcanzaron los 4367 puntos básicos el 23 de marzo de 2020, en momentos en que se esperaba un acuerdo con los bonistas, que finalmente se dilató, más por cuestiones políticas que técnicas. El kirchnerismo rechazaba un rápido acuerdo en los primeros 100 días de la "luna de miel" del nuevo gobierno, y encima el 20 de marzo se había declarado una estricta cuarentena por la pandemia de Covid-19. 

Qué es el riesgo país

El riesgo país es indicador que mide la confianza en la economía de un país a partir de la cotización de los títulos de deuda soberanos. Técnicamente, el riesgo país se mueve en forma inversa al valor de los bonos, por ejemplo, si el precio de los bonos de referencia (en Argentina son bonos como al AL29 o AL30 en dólares) sube, el riesgo país tiende a bajar y al revés. 

El riesgo país se mueve en sentido inverso al valor de los bonos soberanos.

Es que cuando muchos inversores compran bonos es porque les interesa tenerlos en carpeta y el precio sube, bajando el riesgo país, mientras que si los inversores se desprenden de los títulos, ocurre el efecto contrario, los precios bajan y disparan el índice de riesgo país. 

Pero el riesgo país no se limita al costo de financiamiento de los países. También afecta y mucho a las empresas, especialmente a las pequeñas y medianas empresas, que deben asumir un nivel de tasas de interés en línea con las que paga el país. 

Por qué afecta a las empresas

Las grandes empresas, en particular las exportadoras, suelen tener líneas de crédito abiertas con bancos del exterior, en general a tasas de mercado. Pero para las pymes la situación es bien distinta ante la imposibilidad de mostrar un historial de crédito que pueda calificar como AAA y por ende resultan afectadas por la suba de riesgo país. 

En la actualidad el riesgo país se ubica en 1897 puntos básicos, 78 puntos menos que el cierre del miércoles y 3,95% de caída intradía. Sin embargo, son niveles que sacan al país del mercado crediticio de deuda.

Días pasados un empresario pyme del sector metalúrgico comentaba con amargura que dos proveedores habituales del exterior, con los que tiene carta de crédito abierta, lo llamaron y le preguntaron acerca de la posibilidad de pagar importaciones que está implementando el Gobierno. 

"Confiamos en vos y en tu empresa, nos conocemos hace años, pero el gobierno de Argentina te va a dejar transferir los dólares para pagar las importaciones", escuchó del otro lado del teléfono. Pocas cosas contribuyen a desplomar más el valor de los bonos argentinos, algunos ya vendiéndose a valores de "bonos basura" o a precio de default, y en consecuencia, elevar el riesgo país, que la incertidumbre sobre la capacidad o voluntad de pago de un país. 

Archivado en