El dato positivo que espera La Cámpora para cuidar un negocio millonario

El dato positivo que espera La Cámpora para cuidar un negocio millonario

En las próximas semanas, el mercado aéreo de cabotaje podría mostrar números positivos de actividad por primera vez desde antes de la pandemia. Esto serviría para atenuar las críticas que recibe Aerolíneas Argentinas, controlada por La Cámpora, por los millonarios subsidios que recibe.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

La tendencia así lo indica y es posible que se concrete en las próximas semanas. Después de tres años de caída, el mercado aéreo de cabotaje podría mostrar números positivos en relación con el nivel alcanzado en 2019, el año anterior al derrumbe provocado por la pandemia.

Según el último informe del organismo que regula el movimiento aerocomercial (ANAC), en agosto pasado, la cantidad de pasajeros transportados dentro del país cerró 14% abajo que en igual mes de hace tres años. Si bien todavía hay una diferencia, la evolución de la demanda ofrece argumentos para ser optimistas.

En la comparación julio ‘22 contra julio ’19, la baja era de 21,9%. Esto muestra la reducción de casi ocho puntos porcentuales en sólo un mes.

Otro dato a tener en cuenta es que para septiembre del 2019 se profundizó el freno económico como consecuencia del resultado de las PASO de agosto de ese año y la devaluación que se produjo días después.

Tomando la cantidad de pasajeros de cabotaje transportados en agosto pasado por día, según los datos de la ANAC, el número es similar al del septiembre del 2019, en el orden de los 43.000. Es decir, de mantenerse el ritmo actual, se habría equiparado el volumen de operaciones de hace tres años.

La tendencia que juega a favor es que, en aquel momento, el movimiento aéreo comenzaba a bajar mientras que hoy está en lenta alza. Es por eso que la expectativa está centrada en que en septiembre o, a más tardar en octubre, se logre superar la cantidad de pasajeros transportados por el país que se registró en 2019.

Juegan a favor dos factores adicionales. La llegada de turistas del exterior se está recuperando por una Argentina “barata” medida en dólar “blue”, lo que generará más demanda interna en las próximas semanas. A esto se suma que en octubre habrá otro impulso por el inicio del PreViaje 3. De esta manera, salvo un hecho inesperado, todo está perfilado para la buena noticia.

Sin duda, este hecho será bien recibido por La Cámpora que controla el sector y, especialmente, a Aerolíneas Argentinas.

La Cámpora controla Aerolíneas Argentinas.

Tendrán un argumento para contrarrestar las críticas por las pérdidas millonarias que tiene la compañía de bandera que sobrevive gracias a los subsidios que otorga el Estado. En el primer semestre, la empresa estatal recibió u$s1,3 millones diarios para mantenerse operativa.

Ahora seguirá demandando lo mismo, pero lo haría con números de actividad positivos. Al menos, un pequeño consuelo para defender su millonario negocio.

Hasta ahora, las operaciones de cabotaje contrastaban con lo que sucedía en otros países, incluso de la región, que ya mostraban niveles de actividad iguales o superiores a los que se registraban antes de la pandemia.

Esta caída del movimiento aéreo interno tiene distintas explicaciones. La principal es la menor competencia aérea por la salida de algunas aerolíneas, el caso más notorio, por la cuota de mercado que tenía, es el de Latam.

Esto se refleja en la menor cantidad de vuelos ya que la baja en este rubro, en agosto pasado, es de 16,9% respecto a igual mes del 2019, caso tres puntos porcentuales más que en la medición por pasajeros. Hay menos aviones por la menor cantidad de compañías, pero con un factor de ocupación más alto.

La menor competencia se debió a un cambio de política de la actual gestión respecto al gobierno de Cambiemos que había aplicado un mercado de apertura aérea con la llegada de las low cost que generaron una baja de los precios y permitió que muchos argentinos pudieran viajar por primera vez.

Con la toma del control de Aerolíneas Argentinas por parte de la organización que conduce Máximo Kirchner, que impulsó ese giro en la política aerocomercial, se buscó limitar la competencia y se encarecieron, en términos reales, el valor de los pasajes de cabotaje.

La salida de otras compañías aéreas le permitió a la línea de bandera pasar de una participación del mercado de 63%, en 2019, a 71% en la actualidad. 

Por otro lado, el encarecimiento de los vuelos al exterior hace que muchos argentinos opten por viajar por el país ya que el turismo internacional es inalcanzable para muchos. La devaluación del peso, el fuerte recargo impositivo para el turismo al exterior, la eliminación de las cuotas en las tarjetas de crédito para el pago de servicios internacionales y la menor cantidad de líneas aéreas que operan en el país profundizan este “cepo” turístico hacia afuera.

Esto se confirma con la mayor baja que muestra el mercado internacional que está 22,6% abajo contra el 2019. Ese año, en cambio, no existía ninguna restricción para viajar al exterior y volar fronteras afuera era más accesible por lo que un sector de la población no estaba obligado a hacer turismo interno.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?