Paraguay crece y se lleva a empresarios argentinos: los motivos

Paraguay crece y se lleva a empresarios argentinos: los motivos

Fernando Espina es mendocino y cofundador de bicicletas eléctricas Enerby. Estuvo en MDZ Radio junto con el empresario Mauricio Badaloni, presidente de Andesmar y titular de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), contando qué ofrece Paraguay y qué trabas pone Argentina para las empresas locales.

MDZ Radio

MDZ Radio

Fernando Espina es mendocino y cofundador de bicicletas eléctricas Enerby. Estuvo en MDZ Radio junto con el empresario Mauricio Badaloni, presidente de Andesmar y titular de la Unión Industrial de Mendoza (UIM). Explicaron cómo se posiciona Paraguay como un polo industrial latinoamericano y por qué tienta a emprendedores argentinos a irse a producir allá.

Fernando Espina contó que hace 6 años visitó Europa y vio allí el auge de las bicicletas eléctricas, idea que quiso traer y desarrollar en Argentina. "Lo hablé con amigos, me siguieron y empezamos a hacer los prototipos. Todos nos sugerían importar desde China y distribuir, pero lo queríamos hacer nosotros, queríamos integrar la mayor cantidad de procesos que se pudiera para controlar el producto", contó.

Sí importan las baterías, pero la electrónica la desarrollan ellos, así como el empaquetado. A su vez, "trabajamos con Shimano todo lo que es la transmisión. Nos manejamos como si fuéramos una automotriz: sobre nuestra propia carcasa y otras cosas las integramos a los negocios de otros proveedores".

Como en aquel momento no era una opción vender bicicletas eléctricas, porque no había un consumidor interesado en ellas, decidieron alquilarlas para turismo, tanto en Mendoza como en Salta, y así darle rotación al producto. Hasta que llegó la pandemia, y "nos lo tiró abajo, o nos reinventábamos o moríamos. Entonces decidimos abrir una pequeña fábrica para hacer venta directa. En ese sentido, la pandemia sí nos dio una mano grande porque se empezaron a vender muchas", contó.

Espina confesó que "en un momento creíamos que era el fin de lo que estábamos haciendo, porque no pensábamos la venta directa como una opción, ya que en Latinoamérica aún no está desarrollado este mercado. Sin embargo, abrimos en el polo TIC una fábrica chiquita, donde preparábamos bicis a demanda, hasta que poco a poco empezó a subir esa demanda y nos obligó armar una línea más grande en Córdoba y ahora una fábrica en Buenos Aires para abastecer el mercado".

Allí se sumó Badaloni a la conversación y acotó: "Me da angustia cuando me dicen estas cosas. Conozco la fábrica, es un proyecto hermoso, gente que está ahí por pasión. Pero empezamos con los problemas que tiene Argentina, que el resto de los países no. Cuando Enerby quiera irse a Chile, por ejemplo, que es un país abierto al mundo, le va a costar, porque no hay dólares para comprar ciertos productos, no hay balanza comercial, entonces empezamos con nuestros problemas".

"Paraguay se está llevando las industrias de Sudamérica. Y nosotros estamos con una política, siempre mirándonos para adentro", siguió lamentándose el empresario.

Paraguay y un caso de éxito

A partir de aquel comentario de Badaloni, Espina contó que justamente hace 2 meses visitó Paraguay luego de una invitación que recibió de ese país. "Te abren las puertas, no cuesta juntarte, me reuní con todos desde el Ministro de Economía, menos con el presidente, porque no estaba en ese momento en el país":

Es que "les interesa mucho el proyecto de electromovilidad y tienen una promoción industrial con una macro estable, el guaraní es una moneda que no se devalúa, la importación es fácil. Me encontré con un país súper interesante para hacer cosas", dijo el cofundador de Enerby. 

Quien además entiende que aquel país "es la punta de lanza para hacer producción latinoamericana. Porque hoy los países apuntan a dejar de ser 'chinodependientes', por varios motivos, y empezar a producir pensando en América Latina".

De hecho, contó que importantes empresarios paraguayos les insisten en asentarse en ese país. SIn embargo, "somos muy pro industria nacional, tiene mucho potencial Argentina, desde el material humano. Pero bueno...".

Por su parte, Badaloni explicó qué política de Estado adoptó Paraguay. "Tenían excedentes de energía, entonces en algún momento lo vendían a distintos países, tenían una balanza comercial interesante, pero dijeron: 'Pará, armemos un polo industrial y la energía la ponemos a disposición de las industrias que vengan para acá'. Así, captaron muchas industrias, por ejemplo, brasileras, muy importantes. El proceso es muy simple, versus el nuestro que está obturado por todos lados".

"Cuando vas a Paraguay preguntás 3 veces si lo que te dicen es cierto, '¿de verdad puedo exportar y me cobrás sólo el 1 por ciento?', '¿no hay retenciones?'. Y ellos te dicen: '¿cómo le vamos a poner retenciones a la exportación?'. Es muy loco".

"Hay países hasta donde el presidente te recibe si vas a ser inversor. Pero nosotros expulsamos. Y si Fernando no se va, se va a ir a Paraguay otro argentino y le va a competir, mientras que él no va a tener herramientas competitivas. El problema es el peso del Estado, que todos los días va cargando cuotas parte y llega un momento donde no te queda otra que llevarte el proyecto a otro país", concluyó el empresario.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?