Qué pasará con los precios de los pasajes aéreos tras la apertura de fronteras

Qué pasará con los precios de los pasajes aéreos tras la apertura de fronteras

En las compañías aéreas extranjeras están esperando que el Gobierno nacional oficialice las nuevas medidas. Se espera un incremento de las frecuencias para traer turistas desde el exterior. Esto impactará en los valores de los tickets. Hay incertidumbre sobre alcance de la medida.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

El anuncio del Gobierno nacional de una apertura gradual de fronteras para el ingreso y egreso de turistas genera expectativa en el sector turístico, pero con muchas dudas sobre su implementación.

Si bien las autoridades, cada vez que hablan sobre el tema, brindan detalles de cómo serán las nuevas medidas para la llegada de viajeros del exterior. Igualmente no dan precisiones respecto a la salida de argentinos que quieran vacacionar fuera del país.

El punto principal es el aumento de las frecuencias aéreas que hoy son solo el 10% de las que había antes de la pandemia.

Las aerolíneas extranjeras no tienen, hasta el momento, información de la habilitación de mayor cantidad de vuelos. De hecho, aún no fue aprobado que el cronograma de frecuencias para octubre.

Según el anuncio oficial, a partir de noviembre, se liberará el ingreso de turistas extranjeros que provengan de cualquier país.

Desde las compañías aéreas deducen que, si se va a permitir la llegada de turistas del exterior, tendrá que haber más vuelos que partan de la Argentina, pero no descartan que haya sorpresas en la forma de implementación.

“Si van a venir turistas, tendrá que haber más vuelos. Esto implicará que más argentinos podrán viajar al exterior porque hoy la posibilidad de hacerlo está limitada por las pocas frecuencias. Saldrán más aviones con argentinos y regresarán con turistas extranjeros porque el negocio es viable si los aviones tienen la ocupación completa de los asientos” explicaron a MDZ desde una aerolínea extranjera.

Temen que el Gobierno nacional busque, de alguna forma, continuar limitando la salida de argentinos.

Hay dos motivos para hacerlo. Por un lado, como se observó con algunas medidas, por cuestiones ideológicas. Hay infinidad de ejemplos que muestran que, durante la pandemia, las autoridades apuntaron a castigar a los sectores socioeconómicos altos. Las críticas a los argentinos que viajaban a Miami a vacunarse, es uno de tantos, pero desde el inicio del coronavirus siempre fueron un blanco de las embestidas oficial. “La culpa de los contagios es de los argentinos que fueron a hacer turismo al exterior” repetían los funcionarios nacionales por abril del 2020.

El otro motivo tiene bases más fundadas que un prurito ideológico y tiene que ver con las divisas.

Desde la Casa Rosada ven a la apertura de fronteras con una fuente de ingreso de dólares desde el exterior. Con una Argentina devaluada y 90% de brecha cambiaria, el país es barato para turistas extranjeros y alentará la llegada de viajeros.

Sin embargo, esta medida implicará que más argentinos puedan viajar fuera del país, lo que significará un flujo de salida de dólares que las arcas del Banco Central, con poco más de u$s3.000 millones de reservas reales, está en condiciones.

Hasta el 2019, la balanza de divisas del sector turístico fue deficitaria. Ese año tuvo un rojo de más de u$s5.000. Si se abren las fronteras y se aumentan las frecuencias, el Banco Central deberá destinar más divisas para esta actividad.

Por este motivo, la flexibilización anunciada puede ser un dolor de cabeza para el Gobierno nacional, salvo que se busque la forma de desalentar los viajes al exterior.

Por ejemplo, continúa siendo obligatorio la firma de una declaración jurada en la que el pasajero reconoce que su regreso estará sujeto a cuestiones sanitarias.

Según la directora de Migraciones, Florencia Carignano, en las próximas semanas se definirá el nuevo cupo para el ingreso de argentinos al país. Hasta que no esté aclarado cómo se operará a partir de ahora, las aerolíneas extranjeras viven en la incertidumbre. “No sabemos si vamos a tener más frecuencias y la logística de las operaciones no se resuelven en un par de días. Necesitamos previsibilidad” señalaron en otra compañía.

En cuanto a los viajeros, la posibilidad de mayor cantidad de frecuencia abre la posibilidad de que haya una baja en los precios de los pasajes por una mayor oferta.

"La baja se producirá de forma gradual y demandará tiempo para visualizarse" explicaron desde una aerolínea.

Con la demanda contenida que hay, después de tantos meses de encierro, más muchos tickets que fueron reprogramado, los primeros meses serán de alta ocupación.

Estiman que lentamente se volverá a la normalidad y dependerá de cuántas más frecuencias autoricen.

Hoy, los pasajes están a valores muy elevados, especialmente a Miami, por la escasa oferta de asientos.

Es cierto que el impuesto PAÍS y el adelanto de Ganancias, encarecen los viajes al exterior y funciona como un desaliento a hacer turismo internacional, pero hay un sector de la sociedad que estará dispuesto a pagar ese sobrecosto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?