La mejor alternativa al plazo fijo convencional

La mejor alternativa al plazo fijo convencional

Los fondos comunes de inversión money market brindarán una rentabilidad similar a la de un plazo fijo, pero también ofrecerán una ventaja extra.

Gonzalo Andrés Castillo

Gonzalo Andrés Castillo

En la actualidad, el plazo fijo es uno de los vehículos de inversión más escogidos por los argentinos. Esto se debe, principalmente, a la extrema facilidad con la que se pueden colocar los pesos sobrantes en él, ya que solo basta con hacer algunos clics en la plataforma del banco.

Sin embargo, estos tipos de depósitos carecen de una gran e importante característica: alta liquidez. Esta cualidad hace referencia al tiempo que tardan las inversiones en convertirse en efectivo listo para utilizarse. En el caso de un plazo fijo, la liquidez es muy baja debido a que existe un mínimo de permanencia de 30 días.

Fondos money market, la mejor alternativa al plazo fijo

Para solventar este inconveniente y que los inversores argentinos puedan obtener una pequeña ganancia en el corto plazo, el mercado creó los fondos comunes de inversión money market. Estos fondos se caracterizan por invertir en instrumentos de inversión de corto plazo sumamente líquidos, como las cauciones, los cheques de pago diferidos, las notas y letras del BCRA, etc.

A diferencia de lo que sucede con el plazo fijo, en este caso el inversor puede rescatar (retirar) su dinero en el mismo día, ya que su liquidación es inmediata. Además, normalmente, la rentabilidad que ofrecen suele ser ligeramente superior a la brindada por los bancos.

Cómo invertir en un fondo money market

Muchas veces, los propios bancos a través de sus gestoras de fondos o mediante la tercerización permiten que los clientes inviertan en fondos money market desde la misma plataforma. Sin embargo, el proceso suele ser más lento.

Para gozar de una buena experiencia invirtiendo en estos vehículos financieros, se recomienda abrir una cuenta comitente (cuenta de inversiones) en una sociedad de bolsa que esté correctamente regulada por la Comisión Nacional de Valores, la entidad encargada de gestionar el mercado de capitales local.

Tras completar este proceso que normalmente se realiza a distancia y de forma gratuita, solo basta con transferir los fondos deseados desde una cuenta bancaria del mismo titular. Otra de las opciones consiste en abrir una cuenta directamente en una administradora de fondos, pero en este caso la oferta de productos disponible solo se limitaría a los creados por la misma.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?