Cómo analizar un activo para invertir correctamente

Cómo analizar un activo para invertir correctamente

Mediante el análisis técnico y el análisis fundamental, cualquier inversor podrá determinar si conviene comprar o vender un activo.

Gonzalo Andrés Castillo

Gonzalo Andrés Castillo

En el ámbito bursátil existen dos grandes métodos de análisis: el análisis técnico y el análisis fundamental. Si bien muchos fanáticos creen que se oponen, lo cierto es que utilizarlos en conjunto ayudará a determinar si conviene comprar o vender un activo. A continuación, te contamos brevemente en qué consisten estos dos métodos de estudio.

Análisis técnico

En simples palabras, el análisis técnico busca interpretar el comportamiento actual y pasado del mercado en base al lenguaje de los precios. Para esto, se utiliza un gráfico que muestra la evolución histórica de las cotizaciones.

Este método se basa en tres principios fundamentales:

  • El precio lo descuenta todo: esta regla se refiere al hecho de que la cotización refleja cualquier evento económico, social, político o psicológico que cambie el precio del activo. El análisis técnico expone las consecuencias de un acto, independientemente de cuáles sean sus causas.
  • El precio se mueve en tendencias: el segundo principio clave del análisis técnico es que todos los precios tienen una tendencia, ya sea alcista o bajista, por lo que es importante identificarla para aprovechar su movimiento.
  • La historia se repite: al igual que en otros aspectos de la vida, el análisis técnico indica que los participantes del mercado reaccionan de la misma manera ante eventos de características similares. “La historia no se repite, pero rima”, se suele decir; y este principio también se aplica al utilizar este método de análisis.

Análisis fundamental

Por otro lado, se encuentra el análisis fundamental. Popularizado por Warren Buffett y su mentor y profesor Benjamin Graham, esta técnica consiste en obtener un precio teórico de un activo a través de la lectura de sus balances financieros y del contexto económico que lo rodea.

Para aplicar el análisis fundamental, no solo hace falta contar con conocimientos económicos, financieros y contables, sino que también hay que lograr investigar la información correcta y dedicarle el tiempo suficiente como para llegar a una conclusión.

Dentro de esta metodología se encuentra el apartado de ratios, los cuales sirven para relacionar el precio de mercado con el precio teórico y determinar si el activo está caro o barato.

El sentido del análisis fundamental recae en el supuesto de que, en el largo plazo, el precio de mercado que varía día tras día y el valor teórico de un activo convergerán en una única cifra, o similar, considerada el “precio justo”.

Con estas dos formas de analizar un activo, y utilizando lo mejor de cada una, un inversor podrá determinar si es momento de comprar o vender un activo y si hay probabilidades de que en un futuro retorne ganancias o pérdidas.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?