La trampa de los fondos indexados (ETFs)

La trampa de los fondos indexados (ETFs)

Diversificarse no es comprar las mismas diez acciones más populares de la bolsa. Y, sin embargo, eso es justo lo que hacen los fondos indexados más populares.

Zach Scheidt

Zach Scheidt

Los fondos indexados se han vuelto extremadamente populares durante la última década. Son fondos, ya sea fondos mutuos o cotizados, que puedes comprar como cualquier acción, que replican el rendimiento de los principales índices. Por ejemplo, el índice SPY replica el rendimiento del S&P 500, el principal índice bursátil de Estados Unidos. Invertir en acciones de SPY sería equivalente a comprar todo el S&P 500.

El principal beneficio de un fondo indexado es que, en teoría, los inversores obtienen mucha diversificación con una sola inversión. En un mundo perfecto, un fondo indexado tomaría posiciones en una amplia variedad de empresas diferentes. Así, si un área del mercado pierde fuerza, es probable que otras áreas rindan mejor.

Al diversificarse en varias áreas diferentes, un fondo indexado ayudaría a los inversores a asumir menos riesgos con su capital. Sin embargo, así no es cómo funcionan los fondos indexados en la actualidad.

Gracias a la popularidad de algunas de las acciones tecnológicas más importantes de Wall Street, estos instrumentos ahora tienen una ponderación sustancial hacia las acciones tecnológicas de gran capitalización.

Los fondos indexados se ponderan para reflejar el valor de mercado total de cada empresa en los índices que emulan. Por esto, las empresas grandes representan una porción mucho mayor del índice que las empresas más pequeñas, incluso si las acciones más grandes se encuentran en áreas similares del mercado y tienen más riesgo de ir a la baja.

Si compraras acciones de un fondo indexado popular hoy, que rastrea el S&P 500, en realidad estarías armando una posición muy concentrada en acciones tecnológicas populares. Eso suena bien cuando las acciones de Amazon, Facebook, Alphabet e incluso Tesla cotizan al alza. Pero ahora que esas acciones caras están comenzando a sentir presión bajista, los fondos indexados se están volviendo mucho más riesgosos.

Mi preocupación es que estemos en las primeras etapas de un cambio importante que dejaría atrás las acciones tecnológicas large-cap. Algo que podría causar pérdidas importantes para los inversores que piensan que están seguros al mantener estos fondos indexados.

La mejor alternativa

Entiendo por qué algunos inversores individuales optan por fondos indexados. No todo el mundo está dispuesto a analizar empresas individuales y seleccionar las mejores acciones. Dicho eso, sí pienso que tu mejor opción es comprar acciones de empresas de calidad que generen ganancias fiables y puedan pagar dividendos que crecen con el tiempo.

Está bien si quieres comprar un fondo que puedas mantener en tu cuenta sin realizar ninguna investigación adicional. Pero no compres un fondo indexado tradicional. En su lugar, considera invertir en un fondo indexado de ponderación equitativa, o “equal-weight index fund” en inglés.

Un fondo indexado de ponderación equitativa toma dinero de los inversores y lo distribuye entre todas las empresas cubiertas por un índice. Entonces, para un fondo que usa el S&P 500 como referencia, el capital del fondo se dividiría equitativamente entre las 500 acciones del índice.

Esta es una forma mucho mejor de distribuir tus inversiones en diferentes áreas del mercado. Y hoy en día, las ventajas de un fondo indexado de ponderación equitativa son aún mayores. Estamos viendo las primeras fases de una tendencia que está impulsando más capital hacia empresas más pequeñas y alejándose de las acciones tecnológicas large-cap.

Al invertir en un fondo de ponderación equitativa, como el Invesco S&P 500 Equal Weight ETF (RSP), destinarás una mayor porción de tu capital a empresas más pequeñas con más potencial de crecimiento.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?