Una provincia rompió el diálogo con sus acreedores y avanzan juicios

Una provincia rompió el diálogo con sus acreedores y avanzan juicios

Un duro comunicado emitieron ayer los tenedores de un Bono Verde de La Rioja ante la falta de acuerdo para renegociar la deuda. La provincia había emitido U$S300 millones para financiar en gran parte el desarrollo del Parque Eólico Arauco. Tras idas y vueltas, el diálogo se rompió. Apuran juicios.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

El default sigue siendo una moneda corriente en la Argentina con provincias que aún no lograron cerrar un acuerdo con bonistas. El caso emblemático es Buenos Aires, que fiel al estilo del gobernador Axel Kicillof, viene sistemáticamente prorrogando su propuesta unilateral al tiempo que los acreedores se unen y avanzan en juicios contra la provincia en Nueva York. Ayer la noticia pasó por los bonistas de La Rioja que emitieron un duro comunicado por la falta de avances en las negociaciones y el fin de las conversaciones.

Entre el 4 y el 30 de junio, los acreedores mantuvieron conversaciones confidenciales con la Provincia para una reestructuración del Bono Verde al 9,75% con vencimiento en 2025. Hubo dos propuestas de La Rioja y dos contra propuestas del “Grupo Ad Hoc” creado por los tenedores de bonos. Según el comunicado difundido ayer por los bonistas “las discusiones terminaron unilateralmente” por decisión de la provincia. Entre Ríos, Jujuy, Chaco, Córdoba, Neuquén, Río Negro, Mendoza, Chubut y Salta lograron ya cerrar un entendimiento con sus acreedores,

El Bono Verde de La Rioja se emitió en 2017 en gran parte para financiar la construcción del parque eólico Parque Eólico Arauco, en el que la Provincia tiene el 92,3%. “Las turbinas que se construyeron con fondos de los tenedores de bonos ahora generan ingresos para la Provincia todos los días, mientras que la Provincia ha estado en mora con el Bono Verde durante casi un año y no ha hecho ningún intento de buena fe para resolver su incumplimiento” señalaron ayer los acreedores.

Agregaron que “las finanzas de la Provincia están en muy buena forma y están superando ampliamente las previsiones que proporcionaron a los tenedores de bonos poco después de su incumplimiento en agosto de 2020. Los ingresos han sido saludables durante el período de la pandemia y se han acelerado aún más en 2021. Con un desempeño económico tan sólido, el incumplimiento oportunista de la Provincia sobre sus Bonos Verdes se vuelve totalmente indefendible”. Los números de La Rioja, siempre según el comunicado de ayer, son los siguientes:

  • En 2020, los ingresos corrientes provinciales crecieron un 5%, mientras que los gastos corrientes disminuyeron simultáneamente un 9%, todo en términos reales. Esto condujo a un superávit económico sin precedentes del 14,2% de los ingresos, o U$S117 millones.
  • La Provincia utilizó esta ganancia fiscal inesperada para incrementar los gastos de capital en un 59% en términos reales. Incluso después de esta gran expansión de las obras públicas, la Provincia aún obtuvo un superávit fiscal general del 3.4% de los ingresos, o U$S29 millones.
  • En el primer trimestre de 2021, los ingresos corrientes aumentaron un 18% con respecto al año anterior, mientras que los gastos corrientes cayeron un 2%, nuevamente en términos reales. Esto llevó a un superávit económico del 25,2% de los ingresos, o 52 millones de dólares.
  • Los gastos de capital del primer trimestre de 2021 aumentaron aún más, un 168% en términos reales interanual. Nuevamente, incluso después de esta gran expansión de obras públicas, la provincia registró un superávit general del 13,8% de los ingresos, o U$S30 millones en el primer trimestre de 2021.

¿Qué se viene ahora? El incumplimiento por parte de la Provincia de honrar o reestructurar la deuda es una mala señal a inversores en el país. La firma Puente, junto con UBS (Unión de Bancos Suizos) fueron las entidades financieras que se encargaron de vender este Bono Verde, así llamado por su impacto positivo en el medio ambiente con el desarrollo del Parque Eólico Arauco.

Al momento de su lanzamiento, Nicolás Jensen, de Capital Markets de Puente había señalado: “Se trata del primer bono verde de la historia argentina; un logro muy importante para una provincia con un manejo fiscal prudente y una gestión focalizada en incentivar la inversión privada”. El default ahora limita el acceso al crédito no sólo de La Rioja sino, en cierta medida, del resto de las provincias. Así el no pago de las deudas de La Rioja, es otro capítulo de la colección de default en la Argentina.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?