Dos consejos de trading para operar con opciones financieras

Dos consejos de trading para operar con opciones financieras

Las opciones financieras son herramientas poderosas que, muchas veces, implican riesgos más altos que las acciones si no se usan de la forma correcta.

Germán Fuentes

Germán Fuentes

Estamos ingresando en la nueva temporada de balances, lo que nos pone en situación de maximizar ganancias en momentos en que los principales índices se dirigen a nuevas alturas. Así que hoy quiero dedicar algo de tiempo a responder dos dudas frecuentes relacionadas a las opciones financieras.

¿Qué sucede con las opciones luego de venderlas?

En primer lugar, recientemente un suscriptor de un servicio de Inversor Global preguntó qué pasaba con su posición después de vender (con ganancias) sus opciones Call de Apple. Específicamente, quería saber si tenía alguna obligación de comprar las acciones después de haber vendido las opciones.

Si recién estás empezando a operar con opciones Call, puede resultar algo confuso si al final tienes que comprar las acciones de la empresa en cuestión o no. Si estás operando para obtener ganancias de corto plazo, probablemente no te interese el negocio de tener una cartera de acciones, sino solo de opciones.

Una vez que has vendido todos tus contratos de opcione, ya no tienes ninguna obligación respecto de tu posición. Eso significa que no tendrás que preocuparte por la fecha de expiración, la compra de acciones del activo subyacente o del precio de las opciones una vez que las vendiste. La posición saldrá de tu cartera. Y tan simple como eso. Ya saliste del negocio.

¿Se recomienda fijar un stop loss en el trading de opciones?

Cuando haces alguna inversión, es bueno tener preparada una estrategia de salida; saber con certeza cuándo salir de una posición para hacerlo con ganancias. Pero es inteligente también contar con un plan ante un posible resultado negativo de la operación. Y, con la volatilidad que vemos ahora, no puedo culparte de querer sumar una protección adicional a tu jugada.

Esto podría ser un stop loss para el caso que la operación no resulte de la manera que la habías planeado. Los stop loss son órdenes para tu bróker que les indican vender cuando el activo en cuestión caiga a un precio específico.

Por ejemplo, si compras una acción por USD 20, fijas un stop loss en los USD 10 (es decir, del 50%) y la acción cae hasta ese precio, tu bróker la venderá automáticamente. No obstante, hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta antes de aplicar un stop loss.

En primer lugar, las opciones financieras, a diferencia de muchas acciones, oscilan bastante, pero tienen un riesgo de caída limitado y un potencial alcista ilimitado. Aun si una de tus posiciones está en el rojo por cierto tiempo, siempre hay una ventana temporal amplia para que se revierta la situación. Si aplicas un stop loss, puedes terminar cerrando una operación muy pronto debido a una pérdida que, en definitiva, puede revertirse y convertirse en ganancia.

E incluso si una operación no sale como lo habías previsto, con las opciones puedes perder mucho menos de lo que hubieras perdido comprando las acciones de la empresa. Por eso es importante que, si planeas fijar un stop loss, no apuntes demasiado bajo. Las opciones fácilmente pueden fluctuar un 30% en un día, así que un stop loss de 50% o más es una buena idea si planeas usarlo.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?