Momento Cero: un plan para la reconstrucción empresaria

Momento Cero: un plan para la reconstrucción empresaria

Argentina se encuentra al borde de un precipicio y la política puede salvarlo o darle el empujón final.

Jonatan Loidi

Por Jonatan Loidi / Ceo Grupo Set, conferencista internacional.

El momento cero es muy utilizado en la realización de proyectos y describe el punto donde se comienza a operar el negocio, donde el proyecto se lanza y comienza a rodar.

El momento cero también es utilizado en las guerras para plantear escenarios para la recuperación una vez que la guerra termine. Sin ir más lejos en Estados Unidos años antes de que la guerra llegara a su fin existía un grupo de profesionales de diferentes áreas elaborando planes para cuando la guerra finalmente terminara, lo que luego se terminaría materializando en el plan Marshall - oficialmente llamado European Recovery Program (ERP).

Una vez completado el Plan, la economía de todos los países participantes, excepto la República Federal Alemana, había superado los niveles previos a la guerra y en las dos décadas siguientes, Europa Occidental alcanzó un crecimiento y una prosperidad sin precedentes.

Al igual que en una guerra en una pandemia es muy difícil estimar con certeza cuando llegará el final, pero tanto en una guerra como una pandemia de algo estamos seguros, la misma terminará algún día y ahí radica precisamente la idea central de este articulo, pensar con tiempo y con mucha creatividad acciones concretas para la recuperación del entramado empresario.

Todos los que nos interesamos por la economía y los negocios sabemos que lo peor que puede existir es la incertidumbre. La ausencia total de planes, escenarios o ideas se transforman en una invitación inevitable para bajarse del barco.

Imagínense lo que puede pasar por la cabeza del dueño de un hotel, un restaurante o un comercio que ve que la agonía se alarga sin un horizonte claro, agregando que las ayudas son un vaso de agua en un enorme desierto.

Ahora bien, para que no quede este artículo solo en una idea intentaré dar ejemplos de lo que podría ser un plan de reconstrucción, agregando antes, que es vital que el mismo rompa con las expectativas y hasta parezca un tanto disparatado, debe cumplir con esta condición para poder generar entusiasmo y revertir las ya deprimidas energías y expectativas negativas por positivas.

El plan debe ser segmentado por rubro y regiones. A su vez es clave analizar el contexto internacional, ya que el mismo podrá potenciar o no el proyecto.

En lo que hace al plano internacional la post pandemia nos brindará oportunidades como nunca antes en la historia reciente:

  • Tasas de interés cercanas a cero
  • Instituciones internacionales de crédito con mayor cantidad de recursos para realizar inversiones o prestamos a tasa muy convenientes
  • Precios de los commodities en alza producto de la gran demanda de un mercado que durante un año y medio estuvo deprimido y limitado.
  • Facilidades en el comercio internacional y aperturas de los mercados como nunca antes en la historia reciente.
  • Producto de las devaluación que argentina viene sufriendo desde 2017 hoy los salarios en dólares comparados con nuestros vecinos genera una gran oportunidad y competitividad para prestar servicios al exterior.
  • Potencial efecto rebote en el turismo internacional a medida que se van resolviendo los problemas relacionados con la pandemia.

Estas son tan solo algunas de tantas otras oportunidades que el mundo ya está evidenciando. Es cierto, que muchos países, entre los que está argentina, saldrán de esta crisis muy averiados y con poco poder de compra, como también es el caso de nuestro mayor socio comercial: Brasil. No obstante, con las medidas correctas y un adecuado plan, argentina se enfrenta a un escenario más favorable que al que tenia, en el plano internacional, antes de la pandemia.

Voy a plantear un escenario y quedará para cada uno de ustedes asignarle la probabilidad de ocurrencia.

Imaginemos que el gobierno plantea una serie de medidas que se activan automáticamente una vez que ciertos indicadores de la pandemia se den, por ejemplo:

Cantidad de muertos por millón, % de población vacunada, índice de contagios, etc.

Las medidas deben ser segmentadas con mayor ayuda para los rubros mas afectados como por ejemplo: Gastronomía, entretenimiento, Hotelería, turismo, comercio y algunos servicios profesionales.

Enunciaré algunas medidas de fácil aplicación y que pueden ayudar a una recuperación y sobre todo a generar expectativas mientras se transita la crisis.

  • Bajar el IVA al 50% para nacionales y 0 para turistas extranjeros.
  • Suspender el pago de ingresos brutos y tasas municipales por 6 meses.
  • Eximir de cargas impositivas sobre el personal contratado por 6 meses con el compromiso de incrementar la nomina en un 10% en esos 6 meses.
  • Eliminar las indemnizaciones para empleados nuevos por dos años y reemplazarlo por un seguro de desempleo.
  • Líneas de crédito para inversión a tasas muy bajas y plazos de un mínimo de 3 años.
  • Para el caso del turismo es importante lanzar un plan de comunicación muy agresivo invitando a extranjeros a visitar la argentina aprovechando lo barato que estaremos por un tiempo producto de las fuertes devaluaciones de la moneda. Adicionalmente se podrían aplicar beneficios especiales que contribuyan a motivar a agencias internacionales a vender paquetes para visitar nuestro país.

Estos segmentos son grandes empleadores y sobre todo de mano de obra poco calificada.

Estas medidas deben ser anunciadas ahora para generar la expectativa a futuro y que todo aquel que no ve posible sobrevivir hoy, de miras al futuro, decida permanecer con el objetivo de recuperarse en la post pandemia.

Por otro lado y en el plano de los grandes rubros de la economía la argentina tiene grandes oportunidades en varios frentes, que con medidas concretas y de alto impacto pueden rápidamente reactivarse, solo nombraremos algunos, pero son realmente muchos.

Campo: el campo se transformó en el gran salvador del gobierno con cifras récord de cosecha. No obstante, el gobierno sigue manteniendo una postura de tensión y negociación dura. El aparato productivo del campo esta invirtiendo como nunca antes en la historia reciente lo cual podría aumentarse con incentivos y un cambio de discurso más amigable. Por otro lado, se pueden fomentar con tasas preferenciales e incentivos a todo proyecto que tenga que ver con agregado de valor. En un mundo donde cada vez se valora más lo orgánico argentina podría posicionarse como una excelente opción y con esto capturar más valor y de esa forma más ingresos para el país. Solo desde el sentido común, si hoy aportan y salvan las papas de las arcas del gobierno nacional, imaginemos lo que podrían hacer con apoyo.

Pesca: desde hace un tiempo nos sorprendemos de la actividad de cientos de barcos pesqueros provenientes de todas partes del mundo, sobre todo China, que depredan nuestros mares. Otra vez, si aplicamos el sentido común podríamos decir que si para ellos es rentable recorriendo miles de kilómetros con un sobre costo importante, para la flota argentina debería ser mas fácil y rentable explotarlo. No obstante, la industria pesquera es una de las que vive en una eterna decadencia. Con un plan agresivo de inversiones claramente podría ser un gran impulsor de muchas ciudades costeras, sin olvidar que esta industria es una gran generadora de empleo.

Industrias del conocimiento: Argentina es sin dudas una gran protagonista en el ecosistema de las industrias del conocimiento en Latino América, pero por alguna extraña razón, que cuesta comprender, el gobierno actual ataca al unicornio más grande de LATAM sin argumentos claros, pero con un efecto destructivo en todo el ecosistema. No obstante, todos los días surgen nuevo proyectos en una de las industrias que mayor valor agregado generan. Se necesita poner en funcionamiento la ley del conocimiento y un trabajo conjunto con las universidades para generar el capital humano más demandado en la actualidad mundial. Si estas condiciones no se dan estamos obligando a que los emprendedores y programadores busquen otros entornos donde desarrollarse, como por ejemplo Uruguay.

Podría seguir enumerando cientos de oportunidades por rubro y segmentos de la economía, pero todo esto es en potencial, ya que hoy solo sobreviven y se desarrollan actualmente algunos que logran aprovechar oportunidades más relacionadas con la especulación, producto de los grandes desajustes macro económicos, como por ejemplo la construcción que momentáneamente fue un imán como reserva de valor aprovechando valores muy bajos en dólares blue.

Si recuerda el inicio de esta nota les dije que este es solo un escenario y que quedaba de su parte analizar la viabilidad de que esto ocurra. No obstante, es mi interés mostrar que existen posibilidades, aunque quedan dudas de la probabilidad de ocurrencia.

Por supuesto que todo lo planteado es inviable sin un plan macroeconómico que resuelva los grandes desajustes y barreras para el crecimiento como: Inflación, déficit, inestabilidad cambiaria, carga impositiva, etc.

Argentina se encuentra al borde de un precipicio y la política puede salvarlo o darle el empujón final.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?