Alquileres: se retrae oferta y hay "lista de espera" de inquilinos

Alquileres: se retrae oferta y hay "lista de espera" de inquilinos

La intervención en el mercado de alquileres está jugando en contra: precios suben y se retrajo la oferta. Inversores están optando por desprenderse de viviendas ante la incertidumbre que planteó la Ley de Alquileres sancionada en julio del año pasado. Pocos registros de contratos ante la AFIP.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

Desde el lanzamiento de la ley de Alquileres y las medidas anunciadas para controlar los contratos celebrados entre particulares, cada vez se está complicando más la situación de los inquilinos. En la ciudad de Buenos Aires hubo una retracción de la oferta a tal punto que en algunas inmobiliarias ya hay lista de espera de interesados en alquilar.

En diálogo con MDZ Online, Daniel Zampone, de Zampone Propiedades aseguró que “la situación cada vez está más complicada; desde el Observatorio Inmobiliario que tenemos dentro de nuestra empresa vemos que a raíz de la ley de alquileres, los precios aumentaron un 60% y se empezaron a ver un 20% menos de oferta”.

Cabe recordar que desde julio del año pasado rige la ley que modifica el Código Civil y Comercial de la Nación y que dispuso que los contratos de alquileres se hagan a tres años de plazo y que se actualicen anualmente sobre la base de un coeficiente entre el Índice de Precios al Consumidor y la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). Asimismo habilitó la posibilidad de proponer dos garantías a elegir por el propietario y la obligación de los propietarios de registrar los contratos ante la AFIP.

La obligación de alquilar a tres años con la incertidumbre que plantea la economía argentina fue un desincentivo para propietarios. Pero además obligar al registro ante la AFIP era imponer una carga adicional en un mercado de por sí informal. El problema es que de base la rentabilidad de un alquiler es muy baja en la Argentina por lo que tampoco resulta muy atractivo celebrar contratos. “En lugar de mejorar la situación de los inquilinos, fue empeorando, al propietario hay que darle reglas de juego claras, previsibles y sostenibles en el tiempo para que el propietario deje el inmueble en alquiler” destacó Zampone.

El registro de contratos en la AFIP tampoco tuvo éxito. Los propietarios en su mayoría no se registraron y pasaron a poner su inmueble a la venta. “Otro cimbronazo que notamos fue a fines de marzo cuando terminó el DNU (N.de la R: decreto que congeló valores y desalojos); hubo muchos propietarios que quedaron disconformes con sus contratos, vinieron a la inmobiliaria ver si si lo ponían en venta al departamento y salir así del mercado; argumentaban que las reglas de juego van cambiando, que había poca previsibilidad, poca rentabilidad; esto lo que hace desmotivar al inversor y lo paga el inquilino porque tiene un producto más caro y menor oferta” concluyó Zampone.

A futuro queda un difícil camino por delante dado que se debe dar marcha atrás con la legislación vigente y recuperar la confianza de inversores. Un fenómeno que se está dando en paralelo producto de la pandemia es que edificios de oficinas se están transformando en viviendas. Pero de corto plazo, a inversores les atrae invertir y ofrecer alquilar inmuebles en Montevideo con renta y previsibilidad mayor que en la plaza local.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?