La regla de los tercios: así es el método para invertir inteligentemente

La regla de los tercios: así es el método para invertir inteligentemente

Mediante esta técnica, cualquier inversor moderado o agresivo podrá obtener una ganancia armando una cartera diversificada.

Inversor Global

Inversor Global

Una de las claves del éxito al momento de invertir se encuentra en la diversificación, cualidad que hace referencia a “no poner todos los huevos en la misma canasta”. De esta forma, el riesgo se minimiza y se pierde menos dinero, lo que, en el largo plazo, se traduce en una mayor ganancia. Ahora bien, ¿cómo diversificar correctamente? Una de las formas más sencillas de hacerlo es mediante la regla de los tercios.

La regla de los tercios

Básicamente, la regla de los tercios dicta que hay que tomar el 100% del capital destinado a inversiones y dividirlo en tres, destinando cada tercio a una clase de activo financiero diferente.

En primer lugar, un 33,33% tiene que estar enfocado en acciones. Aunque se puede analizar una serie de activos para invertir en los que se consideren más interesantes, lo cierto es que lo más recomendable es optar directamente por la inversión en el índice S&P 500, ya que así se evita el riesgo individual de cada compañía.

Para hacerlo, solo basta con adquirir el ETF SPY. Un Exchange-Traded Fund (ETF) es un instrumento financiero que se asemeja a la mezcla entre un fondo de inversión y una acción: fondo porque su evolución depende de una serie de activos y acción porque se negocia en el mercado secundario.

Por otro lado, otro 33,33% hay que destinarlo a instrumentos de renta fija como los títulos públicos o las obligaciones negociables. Estos activos consisten en deuda emitida por los gobiernos o las empresas, respectivamente, y que los inversores adquieren a cambio de una tasa de interés. Aunque presentan dos grandes riesgos, suelen considerarse relativamente seguros”.

Por último, hay que utilizar el último 33,33% para comprar materias primas que actúen como refugio de valor, como el oro. Para hacerlo, existen tres formas: mediante la compra física en cualquier joyería, a través de un ETF que replique su comportamiento o utilizando futuros en caso de ser un inversor avanzado.

De esta forma, siguiendo la regla de los tercios, cualquier inversor podrá armar una cartera correctamente diversificada que brinde retornos tanto en buenas épocas como en momentos de crisis.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?