4 mitos sobre la educación financiera

4 mitos sobre la educación financiera

La disciplina que busca enseñar cómo administrar el dinero está repleta de falsos dichos que atentan contra su objetivo principal.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

La educación financiera es el conjunto de técnicas y saberes que buscan ser compartidos con el público general para que se aprenda a gestionar correctamente el dinero. Aunque es sumamente importante, existe una serie de mitos sobre la educación financiera que atenta contra su masificación.

Mito 1: los niños y jóvenes no pueden aprender finanzas

Creer que las mentes nuevas no pueden adquirir conocimientos básicos de finanzas personales carece de completo sentido. Evidentemente, sería imposible pretender que un niño de tres años conozca la importancia del dinero, pero, a medida que crecen, ya cuentan con las capacidades necesarias. De lo contrario, no podrían aprender otras materias como matemática, literatura o incluso otros idiomas.

Enseñar conceptos básicos como ahorro e inversión de forma que puedan ser interpretados por los más pequeños es una tarea sencilla si el docente está correctamente capacitado y cuenta con técnicas didácticas y pedagógicas.

Mito 2: la educación financiera no es necesaria en los más chicos

Otro de los mitos sobre la educación financiera dicta que esta disciplina no es necesaria en los más chicos. Debido a la sorprendente capacidad de absorber conocimientos que tienen los jóvenes, enseñar a manejar el dinero y demostrar la importancia que tiene en la sociedad es extremadamente recomendable para que en un futuro no sufran de problemas económicos producto del desconocimiento.

Además, en el ahorro y la inversión, el tiempo es el mejor aliado del hombre, por lo que es indispensable comenzar cuanto antes. Lógicamente, esto no sería posible si no se tiene la correcta educación financiera durante la formación académica básica.

Mito 3: la educación financiera es aburrida

Lo primero en lo que uno piensa al hablar sobre educación financiera es en una hoja de cálculos repleta de números, fórmulas y gráficos, lo que, a simple vista, parece aburrido y complejo. Sin embargo, gracias al avance de la tecnología y el esfuerzo de cientos de empresas y organizaciones centradas en la divulgación de finanzas para jóvenes, aprender esta disciplina puede resultar sumamente didáctico y entretenido gracias al uso de aplicación móviles, videojuegos, manuales ilustrados y demás herramientas.

Mito 4: no hay productos financieros para los jóvenes

A diferencia de lo que muchos creen, el mercado de capitales contiene una importante serie de productos financieros que pueden ser fácilmente interpretados y operados por jóvenes sin experiencia ni conocimientos avanzados en finanzas.

Desde un simple fondo común de inversión al que se accede desde una billetera virtual hasta la compra de acciones de compañías importantes y populares como Apple o Facebook, el abanico de activos es tan amplio que algunos pueden adaptarse a los ahorristas e inversores más jóvenes y ajenos al asunto.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?