Los 6 sesgos que te impiden crecer financieramente

Los 6 sesgos que te impiden crecer financieramente

La forma de procesar la información que tiene el cerebro no siempre es la adecuada, en especial al momento de ahorrar e invertir.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Aunque para invertir se necesitan conocimientos y herramientas, también es fundamental aprender a controlar nuestra mente, ya que el cerebro interpreta la información de tal manera que se generan algunos sesgos que impiden alcanzar el éxito financiero.

Sesgo del presente

En las finanzas personales, uno de los sesgos más peligrosos es el sesgo del presente, el cual se encarga de priorizar el placer actual e inmediato por sobre el de largo plazo. Debido a este inconveniente, ahorrar e invertir con horizontes temporales de muchos años suele ser difícil ya que el cerebro necesita una recompensa inmediata.

Sesgo de confirmación

El sesgo de confirmación genera que el inversor haga todo el esfuerzo posible para encontrar información que respalde sus pensamientos. Se trata de un sesgo muy perjudicial ya que el individuo no está abierto a leer o escuchar otras opiniones que podrían llegar a ser de utilidad para sus inversiones simplemente por el hecho de que se contraponen a los gustos y preferencias de la persona.

Sesgo de optimismo

Otro de los sesgos que impiden alcanzar el crecimiento financiero es el sesgo de optimismo, el cual hace creer al ahorrista e inversor que todo irá bien y que no se necesitará tanto dinero en el futuro. Gracias a él, muchas personas no logran retirarse con el dinero suficiente para subsistir ya que, al momento de tener que ahorrar, conservaron poco capital.

Sesgo de conservación

Al comenzar a estudiar una alternativa de inversión para depositar nuestro dinero, solemos caer en el sesgo de conservación. Esta bloqueo mental genera que la persona se quede con la primera información recabada y no pueda sumar nuevos datos. Por ejemplo, si la primera conclusión de un activo financiero es que no tiene futuro, luego será complicado hacerle entender al cerebro que la nueva información disponible indica que esto no es así.

Sesgo del falso control

Muchos inversores y operadores se dejan llevar por el sesgo de falso control, el cual, como lo indica su nombre, le hace creer al individuo que tiene un cierto control sobre una situación completamente aleatoria. De esta forma, por ejemplo, realiza en reiteradas ocasiones movimientos de compraventa creyendo que está influyendo en algo, cuando lo cierto es que solo está perdiendo dinero.

Sesgo de experiencia reciente

Normalmente, el sesgo de experiencia reciente le hace creer al analista o inversor que la información más actual se encuentra por encima de todo el contexto anterior. Por ejemplo, reiterados análisis y estimaciones indican que la empresa “X” no puede crecer más, sin embargo, una breve noticia de actualidad indica que puede haber esperanza y se toma la decisión de comprar, ignorando todo lo anteriormente analizado.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?