Los 4 mitos de las inversiones que se caen y pueden ayudar a mejorar ganancias

Los 4 mitos de las inversiones que se caen y pueden ayudar a mejorar ganancias

La bolsa no solo es para millonarios, tampoco es exclusiva para economistas, y no se asemeja a apostar en el casino. A continuación, una mirada desprejuiciada de los mercados financieros y sus participantes.

Inversor Global

Inversor Global

Por Gonzalo Andrés Castillo

Normalmente, las personas a las que les gustaría comprar acciones y nunca lo hacen utilizan como excusa que no tienen dinero o que no entienden cómo es el procedimiento o simplemente se llenan de prejuicios en torno a cómo opera.  

Sin embargo, la verdad es que incursionar en el mercado de valores no es muy complejo y tampoco se necesitan grandes cifras para hacerlo. El principal obstáculo para adentrarse en el mundo de las inversiones es una serie de mitos que circula sin fundamentos, los cuales se desmitificarán a continuación.

Mito 1: Invertir en acciones es como apostar en el casino

Este razonamiento es, probablemente, una de las razones más fuertes por las cuales la gente tiene rechazo a entrar en el mercado bursátil. Afortunadamente, invertir en acciones no se asemeja a apostar en el casino.

El casino se basa en una regla de suma cero, donde el ganador obtiene sus ganancias a partir de las pérdidas del otro.

En los mercados financieros, esto es completamente diferente, ya que uno adquiere acciones cuando considera que están a un precio bajo, con la esperanza de obtener ganancias a futuro. Y este aumento en la capitalización es producto de la oferta y la demanda en torno a los activos de la compañía.

Te puede interesar: Quién era Bernie Madoff, un gigante de los negocios con un secreto que fue su ruina

Mito 2: Comprar acciones es solo para economistas

Con el avance de la tecnología y la llegada de internet, aprender a invertir es extremadamente sencillo y está al alcance de la mano. Solo basta con tener la actitud necesaria para buscar de manera autodidacta todo lo necesario. Hoy en día, la cantidad de cursos, programas, videos de YouTube y libros que explican el funcionamiento de los mercados y cómo invertir es más que suficiente.

Por otro lado, si bien existen economistas que se desempeñen en el sector financiero y sepan como invertir, la realidad es que esta disciplina se centra en aspectos teóricos que no siempre están vinculados a los mercados financieros.

Mito 3: Es necesario contar con grandes sumas de dinero para invertir en la Bolsa

Producto de las películas y series repletas de protagonistas multimillonarios que invierten en acciones, uno puede llegar a creer que la bolsa es solo para empresarios o individuos con un gran capital, sin embargo, esto es completamente falso.

La realidad dicta que hoy en día se puede empezar a invertir con muy poco dinero. Algunas acciones que cotizan en el Merval (el Mercado de Valores de Argentina) cuestan menos de 10 pesos, lo que significa que son accesibles para cualquier persona. Evidentemente, con este monto uno no podrá hacerse millonario, pero sirve para aprender y empezar a conocer la dinámica.

Mito 4: Las compañías grandes y estables siempre generan beneficios

Otro de los mitos relacionados al mundo bursátil tiene que ver con las grandes y estables compañías y sus supuestos beneficios en ascenso. En la realidad, no siempre invertir en acciones de esta clase de empresas es rentable.

Básicamente, esto sucede porque es el precio de entrada el que determina la rentabilidad de una inversión, por lo que una acción de una gran compañía, comprada en sobreprecio, se puede convertir en una mala inversión, por muy bien que le vaya a la empresa en su negocio.

Tras desmitificar estas cuatro creencias, un inversor principiante puede comenzar a animarse a invertir en los mercados financieros sin miedo de que alguno de estos puntos sea cierto.

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?