Carta abierta de una empresaria Pyme

Carta abierta de una empresaria Pyme

Una empresaria Pyme hace un duro relato de lo que le tocó vivir a ella y a su familia. Denuncia de aprietes y presiones.

Paulina Mayol

Por Paulina Mayol

Hola soy PAULINA MAYOL bisnieta de Ernesto Mayol, fundador de Lácteos Mayol y orgullosa hija de Luis Alberto Mayol (Pirincho, como todos lo conocen). 

Si recibís este mensaje es porque allá por la primera semana de marzo cuando la empresa LÁCTEOS MAYOL fue objeto de un bloqueo gremial por parte del sindicato ATILRA me brindaste tu apoyo, me ofreciste tu ayuda o  te interesaste en dar a conocer la situación inédita por la que estábamos pasando.

Lamentablemente vengo a contarte que lejos de llegar a una solución el CONFLICTO CONTINUA  y como PYME fuente generadora de trabajo en una localidad de no más de 300 habitantes nos encontramos cuasi totalmente desprotegidos, hasta el momento el único poder del estado que ha  dado curso a nuestras presentaciones ha sido la justicia penal  porque decidimos denunciar todos los hecho de violencia, amenaza y robo de los que fuimos víctimas durante los casi 6 dìas de acampe del sindicato frente a nuestra fábrica, nunca desconocimos la legitimidad del reclamo pero repudiaremos siempre la forma vandálica en que la llevaron a cabo ocasionando un sinnúmero de pérdidas económicas y aun las que más nos pesan los daños psicológicos porque fuimos gobernados por el miedo durante todo ese tiempo. 

Como te contaba antes la justicia penal ha calificado los hechos denunciados por nosotros como “Robo agravado, daño, amenazas coactivas, resistencia a la autoridad y desobediencia en concurso real” encontrándose imputados en estos delitos empleados de nuestra empresa que participaban de la toma por lo que, como no nos es indistinto la buena o mala conducta. Por respeto y  valoración del resto de nuestros empleados, decidimos hacer uso de las facultades que nos da la Ley de Contrato de Trabajo y suspendimos preventivamente a los mismos hasta tanto la situación penal quedara resuelta.  

Esta decisión ocasionó una inmediata presentación de  ATILRA en el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires que en tiempo récord (menos de 24 hs) y luego de SOLO UNA audiencia dictó una conciliación obligatoria, imponiéndonos a reincorporar los empleados suspendidos los mismos que están sospechados de robo, amenazas y desobediencia, así es que ante esta situación nos consideramos TOTALMENTE DESPROTEGIDOS como empresa. Queremos recordar que ante la toma realizada a nuestra empresa hicimos el inmediato pedido de conciliación obligatoria al mismo Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires y demoró 5 días en dictarla, fuimos citados a por lo menos 5 audiencias virtuales y 1 una audiencia presencial que la parte gremial no asistió.

Durante todo este lapso tuvimos que tirar leche porque teníamos la imposibilidad de producir, tuvimos prácticamente parada nuestra comercialización durante toda la semana, pasados los días se nos hacía cada vez más difícil colocar la leche en nuestra lácteas vecinas ya que cada una de las que nos recibía la leche para salvarla de que no se pudra era intimidada o directamente amenazada por el sindicato de que si nos continuaba recibiendo la leche tendrían “quilombo”, todo esto nos ocasionó un sinnúmero de pérdidas, todas estas situaciones fueron puestas de manifiesto en cada audiencia ante la autoridad ministerial y no obstante ello, reitero demoró CINCO DÎAS en dictar una conciliación obligatoria que dicho sea de paso EL SINDICATO NO ACATÓ y termino siendo desalojado en horas de la madrugada del día 6 de marzo por personal policial y el refuerzo del grupo GAD.
Luego de esto siguieron audiencias en las que haciendo lugar a los reclamos planteados llegamos a un acuerdo ante el Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires  con plazos para dar efectivo cumplimiento a los mismo, cuestión que con gran esfuerzo estamos cumpliendo. 

Pero ahora es tiempo de preguntarme ¿cómo seguimos trabajando?... y la verdad no encuentro respuestas que me animen a creer, triste y desilusionada por mi querida Argentina qué tan productiva puede ser si nos enfocamos en ser ciudadanos EDUCADOS para actuar libremente, para generar a partir de nuestro trabajo digno y responsable, con 37 años me estoy dando casi por vencida.

 Ayer en la audiencia fui injuriada por un apoderado del gremio que me trató a mí y a toda mi familia de “FAMILIA FEUDAL”, de “SEÑORES FEUDALES” y ahí me di cuenta cuanto desconocimiento tiene este señor para hacer tamaña aseveración, yo y cada uno de los miembros de la familia que estamos y hemos estado en la empresa trabajamos todos los días a la par de quienes eligen trabajar en Lácteos Mayol, puedo por ejemplo contarles que mi prima Mayra se pasa si es necesario días haciendo el tambo. 

SÍ, siendo tambera de madrugada y de tarde para que el ordeñador tenga su descaso, que mi tío POLACO con 73 años (muchos lo conocieron por el video que se viralizó) se pasa horas arriba del tractor con una champion arreglando el camino de 10 km de tierra luego de cada lluvia para que podamos acceder a la fábrica, que quién les escribe empieza sus jornadas de madrugada al igual que el resto para gestionar e intentar sostener esta fuente de trabajo, esta tradición de trabajo la llevamos en la sangre esa misma que heredamos de mi BISABUELO que fundó esta fábrica en el año 1936, entonces si esto es FEUDALISMO creo que me lleve un aplazo en historia… Todo aquel que nos conoce podrá dar testimonio de esto en cada una de las 4 generaciones de familia.

Si leyeron hasta acá quiero de corazón agradecerles a cada uno de Ustedes todo el apoyo y acompañamiento recibido les pido que no nos dejen solos necesitamos seguir luchando acompañados porque si nuestra PYME tiene que dejar de existir es mi deseo más profundo que sea la última y que a ninguna otra empresa PYME de mi querida argentina le corra la misma suerte con una TOTAL DESPROTECCIÓN…

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?