Informe del JP Morgan sobre empresas: cautela frente a lo que viene

Informe del JP Morgan sobre empresas: cautela frente a lo que viene

Ejecutivos del banco líder de los EE.UU. mantuvieron reuniones virtuales con empresarios argentinos y elaboraron un informe sobre las perspectivas que existen. Reina la prudencia aunque destacan la reacción positiva ante los controles existentes y la macroeconomía desafiante.

Guillermo Laborda

Guillermo Laborda

Un informe del JP Morgan sobre la situación de las empresas argentinas, las que emitieron deuda en el exterior, mantiene la cautela frente a los “riesgos que continúan acechando”. Sin embargo, destaca también que las empresas argentinas “han aprendido a coexistir con una macroeconomía desafiante y con controles de capitales restrictivos”.

“El código postal es aún un obstáculo”, es el título del informe que refleja las conclusiones de reuniones virtuales que mantuvieron ejecutivos del banco líder norteamericano con directivos de empresas locales. A continuación, reflejamos las partes salientes del mismo:

  • Recientemente nos reunimos (virtualmente) con empresas argentinas para discutir el camino del país y las empresas en el futuro. En general, salimos de las reuniones tan cautelosos como entramos, ya que los riesgos continúan acechando a las empresas. A pesar de las preocupaciones actuales, creemos que las empresas han aprendido con éxito a coexistir con una macroeconomía desafiante y con controles de capital restrictivos; la expectativa es que el statu quo se mantenga en el corto plazo sin un shock importante para la economía.
  • El statu quo puede prevalecer a corto plazo, pero no se observa un equilibrio para la economía a mediano plazo. Los precios elevados de las materias primas han asegurado entradas de dólares en el primer trimestre del año, pero las restricciones de liquidez siguen siendo una limitante en medio de reservas ajustadas en el BCRA, falta de acceso a los mercados internacionales y dependencia del financiamiento directo del Tesoro con el BCRA. Un acuerdo con el FMI solo puede llegar después de las elecciones legislativas, pero antes de que finalice el primer trimestre del año próximo. Por lo tanto, es probable que las condiciones sigan siendo las mismas por ahora, con las restricciones cambiarias extendidas hasta fin de año (y posiblemente más allá según sea la empresa) y las tarifas públicas sólo verán ajustes menores antes de las elecciones.
  • El gobierno aún necesita poder controlar de manera creíble la inflación, promover el crecimiento y reducir la aún amplia brecha cambiaria, que agrega riesgos a las perspectivas macroeconómicas, ya que el país sufre una segunda ola covid-19 y entra en un período electoral volátil en el segundo semestre.
  • Los controles de capital están obligando a los canjes de deuda con bonistas, pero las empresas buscan términos amistosos. Han estado cumpliendo con las regulaciones y canjeando deudas con vencimiento en dólares y pagando hasta un 40% en efectivo. Esperamos que los próximos vencimientos importantes también se refinanciarán de esta manera. Es importante destacar que las empresas con las que hablamos reforzaron su deseo de tener canjes amistosos, ofreciendo términos favorables a los acreedores, como la mejora de la garantía y los programas de amortización de los nuevos bonos. En particular, para los vencimientos a partir de 2022 en adelante, no hay un camino claro dado que los controles actuales expiran para fin de año. No obstante, con la posibilidad de que las medidas se vuelvan a extender, las empresas ya han entablado conversaciones con el Banco Central para acceder a la divisa oficial.
  • Dado el difícil entorno en el que los riesgos de las políticas económicas no necesariamente han disminuido, vemos que las empresas son vulnerables a errores de ejecución y las políticas erráticas siguen siendo un riesgo si las condiciones macro empeoran.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?