La inversión sencilla que hay disponible para ganarle a la inflación

La inversión sencilla que hay disponible para ganarle a la inflación

Mediante los Fondos Comunes de Inversión, cualquier inversor puede acceder a un gran abanico de instrumentos financieros para poner a trabajar los pesos o dólares ahorrados.

Inversor Global

Inversor Global

Aunque se cree que el mercado de capitales es solo para gente muy capacitada y con mucho dinero, lo cierto es que cualquier ahorrista puede convertirse en inversor de manera rápida y sencilla a través de los Fondos Comunes de Inversión (FCI), los cuales pueden permitir ganarle a la inflación.

Qué es un Fondo Común de Inversión

Un Fondo Común de Inversión, es un vehículo de inversión que permite acceder a una gran cantidad de activos financieros de manera rápida y sin la necesidad de contar con las capacidades y herramientas necesarias para determinar cuál es conveniente y cuál no.

El funcionamiento es sencillo: una entidad conocida como administradora de fondos recauda de diferentes inversores una suma de dinero y la gestiona profesionalmente según diversos objetivos.

De esta forma, si una persona no tiene tiempo de dedicarse a las inversiones, coloca el dinero en este instrumento y deja que el capital evolucione confiando en que los encargados harán un buen trabajo.

Te puede interesar: Archegos Capital: el colapso de un opaco fondo de inversión que tiene en vilo a los mercados

Qué tipos de FCI existen

Cada FCI se crea con un objetivo en particular, el cual tiene que coincidir con las necesidades del inversor. Actualmente, existe una enorme variedad de fondos de inversión, sin embargo, la mayoría se engloba en unas pocas categorías.

En primer lugar, están los conocidos como fondos money market que, como su nombre lo indica, están compuestos por activos pertenecientes al mercado de dinero, es decir, plazos fijos, cauciones, obligaciones negociables de muy corta duración y algunos fideicomisos financieros. Su objetivo es obtener una rentabilidad competitiva en el corto plazo.

Por otro lado, las administradoras brindan fondos de renta fija, los cuales se centran casi exclusivamente en títulos públicos y obligaciones negociables de mediano y largo plazo. En este caso, la ganancia proviene de la renta que distribuyan dichos activos, convirtiendo al fondo en un vehículo de inversión de riesgo moderado pensado para el largo plazo.

A su vez, también están los fondos de renta variable, que no hacen más que comprar y vender acciones con el objetivo de ganar tanto por la valorización pasiva de los activos como por la diferencia entre la compra y la venta. Por su propia naturaleza, estos fondos son de riesgo alto o moderado y se recomiendan para el largo plazo.

Por último, existen los fondos comunes de inversión mixtos, los cuales, lógicamente, mezclan renta fija y renta variable para brindar una cartera diversificada que se beneficie en toda clase de escenario.

Cómo invertir en un fondo de inversión

Hoy en día, invertir en un fondo común de inversión es extremadamente sencillo. Existen dos formas: la primera, la menos práctica, consiste en abrirse una cuenta en cada sociedad administradora que tenga los fondos deseados.

Por otro lado, la opción más sencilla y sensata es abrir una cuenta comitente en una sociedad de bolsa regulada por la Comisión Nacional de Valores y, tras depositar el dinero requerido desde una cuenta bancaria del mismo titular, escoger el fondo que ahí mismo comercialicen, ya que estos agentes son una especie de “supermercados” de fondos, en donde se pueden operar FCIs de distintas administradoras.

 

Temas
Inversor Global

¿Querés recibir notificaciones de alertas?