Un errorcito que se le pasó a Zara y del que las consumidoras ya se están quejando

Un errorcito que se le pasó a Zara y del que las consumidoras ya se están quejando

El precio de una simple esponja de baño envolvió a la firma española en una nueva polémica

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Que el valor de un zacates o esponja de baño sea de casi 14,50 dólares enojó a muchos clientes de Zara. 

Mediante la novedosa línea de la firma dedicada al hogar, Zara Home, lanzó a la venta este preciado elemento para sumar al cuarto de baño, sin duda de una calidad premium pero... ¿14,50 dólares?

Sin duda, en cualquier tienda se puede conseguir este mismo objeto a un valor muchísimo menor.

¿Cuál es la diferencia para que su precio varíe de esa manera? El cuestionamiento desató en horas las críticas online que inundaron las redes sociales en contra de la empresa.

Fuente. Zara Home 

Así Zara se volvió una tendencia... por algo negativo.

El lanzamiento comercial llevó los niveles de indignación hasta las nubes en la vida digital pero también las ansias reales de saber porqué era tan distinto un zacate de Zara que uno comprado en cualquier local de la esquina. 

Muchos usuarios postearon otros sitios de comercio online donde la vendían a un valor más acorde. 

En este contexto, otros usuarios recordaban que no era la primera vez que Zara ponía a la venta un producto de uso híper común a un precio descabellado. En una oportunidad anterior sacó a la venta unas bolsas para hacer las compras, con las características de las tradicionales en cuanto a los colores, el mango de goma y la textura, pero a un precio muchísimo mayor que las comunes. 

Costaban casi 23 euros mientras que una tradicional no vale ni la cuarta parte. 

El escándalo que provocó en algunos países como México hizo que hubiera que sacarlas de la oferta, aunque permanecieron para mercados europeos. 

El juego de las diferencias

Las esponjas de Zara están envueltas en un pack de cartón que asegura que están hechas de luffa, una plantas con flores de la familia Cucurbitaceace. 

Sin embargo, las que se venden por fuera de la tienda española también están confeccionadas con ese material. Por eso, hubo muchas cuentas en Twitter proponían burlonamente que se comprometían a pagarlo si la firma le da el 90% de la ganancia al agricultor que les provee. 

 

Otro revuelo que deja un sabor amargo y una ola de críticas de los consumidores a la cadena internacional, que seguramente deberá repensar su política de precios en este tipo de artículos. 

Nos encontramos en la era del consumidor más exigente y atento de la historia. Hasta gigantes como Zara pueden fallar.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?