Si Argentina quiere acordar con el FMI deberá cumplir estas 10 exigencias

Si Argentina quiere acordar con el FMI deberá cumplir estas 10 exigencias

Desde el organismo analizaron el caso de nuestro país y plantearon una serie de puntos a considerar. Temen que tener un "trato diferencial" con Argentina le traería problemas con otros países.

MDZ Dinero

MDZ Dinero

Todo da a entender que, tarde o temprano, Argentina firmará un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El objetivo es refinanciar la deuda de USD 45.000 millones en un plazo de 10 años.

Ahora, parece que el Gobierno decidió no firmarlo en mayo, sino que esperaría a después de las elecciones de octubre. Lo que si se sabe con certeza es que el país no puede cumplir con el pago de los vencimientos de capital de este año y 2023. Es decir: hace falta reestructurar los pagos, más allá de lo que suceda con el próximo que será el 22 de septiembre, por USD 1800 millones.

Por este motivo, el FMI estudió el caso y definió que estás son las 10 exigencias que tiene para con Argentina.

En primer lugar, el organismo considera que existe un desequilibrio macroeconómico, un desajuste en materia fiscal y monetaria, que hay que solucionar.

Sobre la inflación, consideran que debe ser atacada de raíz con instrumentos macroeconómicos, como ocurre en otros países.

Como tercer punto, consideran que la meta del presupuesto, respecto al déficit fiscal, no es ambiciosa (4,5% del PBI), por lo que hay que hacer un mayor esfuerzo. Pero cualquier medida al respecto dependerá del crecimiento económico y del paquete de reformas que complemente el gobierno, más allá del acuerdo.

Con respecto a la brecha cambiaria, si bien bajó, siguen evaluando que es alta y tiene el riesgo de una nueva disparada. La existencia de cambios múltiples no ayuda a la mejora de los indicadores del comercio exterior y amenaza la cuenta corriente.

Si bien se valora el esfuerzo para reducir la velocidad de la emisión monetaria, desde el Fondo argumentan que el programa para este año genera el riesgo de multiplicar los desequilibrios.

Desde el organismo destacan el aumento de las reservas, pero aprueban las medidas de cepo de forma transitoria. Ahora están a la espera de ver si el Banco Central puede seguir aumentándolas con menos controles.

Sin lugar a dudas, la reforma del Estado es una cuestión estructural que se considerará en el acuerdo que el Gobierno quiere firmar. El Fondo quiere una mayor eficiencia en el sector público y consideran que es necesaria para que la economía vuelva a crecer y se equipare entre el sector privado y el público.

Los bonos argentinos muestran una falta de confianza en el país. Si bien el Gobierno quiere mostrarse marcando un rumbo claro que atraiga inversiones, por el momento no está ocurriendo y eso preocupa al organismo internacional.

Al mismo tiempo, desde el Fondo no están contentos con el manejo de una reforma impositiva que el equipo económico prometió pero nunca ocurrió.

Pero sobre todo, el organismo quiere que el nuevo programa funcione como un todo, para asegurarse que Argentina no vuelva a caer en otra crisis de deuda pronto. En breves palabras, se considerará el pedido de flexibilidad del Ministerio de Economía, pero con ciertos límites. Esto responde a que el país tiene un récord de programas firmados incumplidos con el Fondo y que los otros países que acordaron con el organismo aceptaron las condiciones que tiene este tipo de acuerdo; otorgar una excepción podría sentar un mal precedente y, de la mano, el reclamo generalizado de otros gobiernos.

Desde Washington aseguran que, si bien la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, tiene una cierta empatía retórica con el país, no está dispuesta a darle un trato diferente al de otros países. Su postura podría colaborar solamente a acelerar la negociación, pero no a cerrar el acuerdo, más cuando deberá considerar la opinión de los países más relevantes del organismo, que ven a Argentina como incumplidor.

“El FMI ha hecho muchos acuerdos en el último año a raíz de la crisis económica de la pandemia, con exigencias para cada uno de los países que los firmaron. Si cerrara un acuerdo más flexible con la Argentina, enseguida el resto de los gobiernos le va a reclamaría un trato igualitario, con menos exigencias”, comentó una fuente.

“Si el país no implementa ninguna de las reformas que le está pidiendo la comunidad económica internacional, tendrá problemas en sus reservas, cambiarios y fiscales, lo cual repercutirá en el tamaño y la sustentabilidad de su recuperación”, aseguró.

Sin embargo, otra fuente consideró que, por la pandemia, podría considerarse el “gradualismo” del ministro Guzmán para disminuir el déficit fiscal a 4% del PBI. Eso dependerá de que se mantenga la tendencia a la suba de la recaudación, pero, al mismo tiempo, aseguró que eso no significa que no se exijan condiciones más dura desde 2022 en adelante.

“Hay buena predisposición del staff y de la junta de directores para que haya un acuerdo, sobre todo porque ven buena voluntad en el ministro Martín Guzmán, aunque temen por lo que pueda hacer la vicepresidente Cristina Kirchner”, comentó.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?