Más inflación e informalidad: el impacto de la nueva regulación en los alquileres

Más inflación e informalidad: el impacto de la nueva regulación en los alquileres

La obligatoriedad de registrar los contratos de locación de inmuebles dispuesta por la AFIP tendrá consecuencias negativas en el mercado inmobiliario, perjudicando a propietarios e inquilinos por igual, advirtieron referentes del sector.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

A partir del 1 de marzo entrará en vigencia formalmente el régimen de registración de contratos de locación de inmuebles previsto en la Ley 27.551 sancionada el año pasado, según lo determinó ayer la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), lo que implicará la obligatoriedad de asentar todas las operaciones de alquiler en el país. Sin embargo, esta medida causó rechazo en el sector inmobiliario, que advirtió sobre el impacto negativo que tendrá para los inquilinos y propietarios.

Si bien la Ley de Alquileres aprobada por el Congreso en junio del 2020 significó un duro golpe para el mercado inmobiliario, con aumentos de precios superiores a la inflación general, menor rentabilidad y crecimiento de la informalidad, la puesta en marcha del registro profundizará ese escenario. “Desde la sanción y promulgación de la nueva ley de alquileres estaba determinado que la AFIP reglamentaría el registro de los contratos de locación, pero como efecto no deseado de dicha ley, la resolución dictada genera un nuevo golpe a la ya castigada rentabilidad de los alquileres y se suma a la alta presión tributaria existente también sobre los alquileres”, señaló al portal Infobae Mariano Malbran, director ejecutivo de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (Camesi).

“Aquellos a quienes pretendió beneficiar la ley, que a nuestro entender son los locatarios, se podrán ver perjudicados por una menor oferta de bienes en locación y contrastado con una enorme demanda, y el traslado de modo indirecto de los costos impositivos al valor del alquiler generará sin duda un aumento importante de los montos de los alquileres y si además tenemos presente el gran déficit habitacional existente en nuestro país, por la gran dificultad para comprar inmuebles en nuestro país, entre otros motivos por la inexistencia de créditos accesibles, la situación se torna aún más compleja”, agregó en relación a la disminución de la oferta de viviendas para alquilar producto del traslado hacia la modalidad de compra-venta.

En ese sentido, Ariel Champanier, de Remax Premium, señaló que medidas como estas “empujan a la informalidad", ya que "los alquileres hoy son un sector con muy baja rentabilidad, por lo que los propietarios están más retraídos. La aprobación de la norma lo que hizo fue que se generaran muchos acuerdos entre privados, y eso algunas veces genera que haya acuerdos entre privados que no se declaran”.

Por su parte, la  vicepresidenta del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba), Marta Liotto, señaló que “la reglamentación emitida por la AFIP sobre la obligatoriedad de registrar los contratos de alquiler es, sin lugar a dudas, un obstáculo para el mercado de los alquileres, generando aún más trabas en la operatoria”. Al igual que Malbran, Liotto pronosticó las probabilidades que "muchos propietarios busquen otras alternativas con mejor retorno de la inversión, logrando así una disminución significativa en el mercado, escalada de precios, desincentivo a la inversión y la construcción de viviendas para renta”.

“En primera instancia tendrá un impacto significativo en el precio de las locaciones, los alquileres continuarán escalando sus valores, y en consecuencia el mercado continuará reduciéndose aún más. En segunda instancia, esta medida resulta de impacto directo para los propietarios que, lejos de ser incentivados, se verán retraídos frente a un mercado que continúa sumándoles nuevos impuestos, aumentándole no sólo los costos sino también los riesgos que debe asumir. Asimismo, hay que tener en cuenta que muchos de ellos se encuentran sin cobrar alquileres desde marzo del año pasado”, detalló.

Un tema al que hace referencia la norma es que todos los alquileres se tienen que declarar, inclusive los temporarios, por lo que aquellos propietarios que tienen sus unidades destinadas a contratos por días en diferentes plataformas digitales van a tener que avisar a la AFIP por operaciones de dos o tres días. “No lo van a querer hacer. Muchos dueños se contactan con posibles inquilinos en las plataformas pero siguen por afuera, y esto lo va a profundizar”, agregó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?