Crecen los amparos para destrabar importaciones frenadas por la falta de dólares

Crecen los amparos para destrabar importaciones frenadas por la falta de dólares

Las trabas al dólar impuestas por el gobierno de Alberto Fernández para evitar la baja de reservas internacionales ha generado una ola de amparos por parte de las empresas para acceder a la divisa estadounidense.

Redacción MDZ Online

Además de los ahorristas particulares y de las empresas con deudas en el exterior, los importadores también integran la lista de perjudicados por las restricciones para acceder al mercado cambiario. Consecuencia: cada vez son más los recursos de amparo para que la Justicia habilite la entrega de dólares a los importadores. Así lo han hecho más de 350 importadores desde marzo de 2020, de las cuales más de 200 empresas, según datos de este mes, ya han obtenido pronunciamientos favorables en Juzgados de Primera Instancia, destaca Infobae, en base a información de la Cámara de Importadores de la República Argentina.

El problema afecta principalmente en los productos con “licencias no automáticas”, que integran el grueso del volumen de las importaciones, en el que los funcionarios de turno son los que deciden si  si abren o cierran los permisos para importar. El listado no sólo está integrado por productos finales sino también por productos que son utilizados como materia prima en el proceso de producción, lo que incide en el desarrollo de la industria en general.

El Gobierno pretende que, en dinero, lo destinado al mes para las importaciones no superen los USD 3.500 millones, para así cuidar las reservas. En 2020 se logró bajar las importaciones en un 14%. Para ello, primero el Gobierno le exige a las empresas que presenten una proyección sobre los dólares que precisarán a lo largo del año para realizar las importaciones. La oficina del ministerio de Desarrollo Productivo a cargo de esta operación es la Dirección de Gestión Comercial Externa, quien decide, luego de que las empresas presentaran su respectiva proyección de importaciones, si se libera (o no) la licencia no automática.  Ante las demoras de este oficina para definir si finalmente se puede importar o no el producto, los importadores directamente van a la justicia para -mediante los amparos- acelerar los tiempos y obligar a los bancos a liberar las divisas. Este procedimiento también ocurrió durante el 2015, durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.

Todo este procedimiento implica, finalmente, más permanencia del producto importado en el puerto, lo que significa pagar un monto diario que se suma al costo final del producto, que lo termina pagando el consumidor.

Según los importadores, nadie tiene muy claro si su pedido será o no aprobado y las respuestas a veces nunca llegan.

Fuente: Infobae

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?