Historias

La historia de Valentín Carboni: de la “mentira” para conseguir una foto con Messi a estar en la lista

La gran sorpresa de la lista de Scaloni para la Copa América es Valentín Carboni, de 19 años. Sus inicios en el futsal, la historia detrás de su foto con Messi y los elogios de Javier Zanetti.

Lucio Cappellini
Lucio Cappellini martes, 18 de junio de 2024 · 06:58 hs
La historia de Valentín Carboni: de la “mentira” para conseguir una foto con Messi a estar en la lista
Valentín Carboni, feliz tras sus buenos minutos ante Guatemala. Foto: Twitter @gastonedul

Entre los titulares para el partido ante Guatemala apareció un nombre inédito: Valentín Carboni. Lionel Scaloni, entrenador de la Selección argentina, había decidido darle por primera vez la oportunidad al chico de 19 años de jugar desde el arranque con la camiseta de su país. Lo hizo bien, fabricó un penal y se ganó los elogios de Lionel Messi luego de la victoria 4-1 frente a Guatemala. Como consecuencia, Scaloni confirmó que será uno de los 26 futbolistas que representarán a la Argentina en la Copa América de Estados Unidos. Un talento prometedor que se asociará con Messi, con quien 8 años atrás pudo sacarse una foto gracias a un “engaño”.

La lista de convocados para la Copa América 2024. (Foto: @gastonedul)

El 5 de marzo de 2005 nació en Buenos Aires Valentín, hijo de Ezequiel Carboni, ex jugador y actual entrenador de fútbol. Comenzó a formarse en las inferiores de Lanús desde los 6 años, donde su padre había jugado entre 1998 y 2005, y allí fue desarrollando la habilidad de su pierna izquierda, alternando entre volante, extremo o enganche. También jugó futsal en el Club Social Lafuente; algunos videos de esa época denotan su precoz talento. Su papá fue entrenador del Granate hasta 2018, cuando decidió emigrar con su familia, a raíz de una oportunidad laboral, a Italia. Valentín tenía 13 años y no tuvo más opción que mudarse a Sicilia. Pero allí empezaría la aventura que lo llevó a la Copa América de Estados Unidos.

Comenzó en las juveniles del Catania, donde su padre trabajaba, y a los dos años fue adquirido por un Inter de Milán que ya había reconocido su potencial. En el neroazzurro fue campeón con la Reserva, debutó en la UEFA Champions League y jugó 6 partidos. Dada su edad, no era una pieza clave, pero de todas formas se ganó los elogios de Javier Zanetti, leyenda y vicepresidente del club: “Es un chico muy inteligente y desde que está con nosotros no para de mejorar. Es muy joven, muy humilde, escucha. No le veo todavía el techo, porque recién empieza su carrera, pero sí le veo un futuro enorme”. En busca de mayor continuidad y de desarrollar su carrera, a mediados de 2023 Carboni fue cedido al Monza sin opción de compra. En la pasada temporada, en su nuevo equipo se convirtió en esencial, jugó 31 partidos y marcó dos goles. El Monza acabó 12º en la Serie A luego de una gran campaña y Carboni fue uno de los grandes responsables.

En sus comienzos como juvenil del Inter, la Federación italiana puso sus ojos sobre él y lo citó al seleccionado Sub-17. Carboni llegó a representar a la Azzurra, hasta que la AFA de Claudio Tapia apostó por el “operativo europibes”, entre los que aparecen varios futbolistas jóvenes residentes en Europa, pero con raíces argentinas, como Nicolás Paz, Matías Soulé, Alejandro Garnacho, entre otros. Así, Carboni se ganó su primera convocatoria a la Selección mayor en las Eliminatorias de 2022, antes del Mundial de Qatar, aunque no debutó. Cuando le consultaron a su padre por aquel llamado de Scaloni a Valentín, fue contundente: “Sin desmerecer todo lo vivido en la Selección de Italia, que la verdad uno como papá lo agradece… pero Argentina es Argentina”.

El año pasado Javier Mascherano lo citó al Mundial Sub-20, en el que Carboni anotaría un gol, pero el Inter tenía un buen andar en la UEFA Champions League y se preparaba para las semifinales. El contexto era adverso, reveló su padre, pero el chico tenía un deseo inamovible. “Temíamos que Inter dijera que no lo iban a ceder al Mundial Sub-20. El club ya se había negado a que fuera al Sudamericano. Después es cierto que el Mundial no era obligatorio, pero ahí Valentín se plantó y les dijo que, si tenía la posibilidad de ir al Mundial, quería representar a su país porque era su sueño. Pese a que el Inter estaba bien y jugando una semifinal de Champions League, quería ir a jugar el Mundial”, confesó Ezequiel.

Finalmente, en este 2024 le llegó la oportunidad de debutar en la mayor. Fue el 26 de marzo, en un 3-1 de Argentina frente a Costa Rica, en el que ingresó por Ángel Di María. Desde ese entonces, no hizo sino crecer en la consideración de Lionel Scaloni. El pasado fin de semana fue titular (por primera vez) ante Guatemala, se ganó la convocatoria a la Copa América y recibió elogios de nada menos que Messi: “Tiene un futuro bárbaro, presente y futuro, hay que aprovecharlo, así como muchos chicos que vienen con mucha fuerza. Lo había visto en el Sub-20, pero creció muchísimo: es un jugador diferente, mucho más formado y con una calidad bárbara”, dijo el 10, con quien tiene una anécdota muy curiosa.

La historia detrás de la foto con Messi

La anécdota fue narrada en primera persona por Rodrigo Acosta, hermano del futbolista de Lanús Lautaro Acosta, y data en 2016. Rodrigo era entrenador de las infantiles del Granate y dirigía a un Valentín Carboni de solo 11 años que tenía como ídolo a Lionel Messi. Entonces, tuvo una brillante idea para conseguirle al chico una foto con su héroe. “Yo dije: si alguna vez lo citan a Lautaro (su hermano) a la Selección voy a tratar de que lo conozcamos”, aseguró. Y Gerardo Martino, por entonces el DT, lo convocó aquel año. Entonces, la historia: “Nunca en mi vida me hice pasar por el Laucha. Digamos que esta vez no me hice pasar, deje que se confundieran”, contó Rodrigo. “Se acerca el kinesiólogo y me dice `Laucha, vení que ya estoy para masajearte´. Me dejé llevar y digo `estoy con él´; era un nene Valentín. Y cuando estamos llegando a las camillas digo `no soy el Laucha´”. Reveló la verdad y los dejaron esperar que pasara Messi. Hasta que lograron su cometido: el 10 pasó caminando por el predio, también se confundió a Rodrigo con Lautaro Acosta y se sacó una foto con un chico de 11 años. Se llamaba Valentín Carboni y ahora va a compartir equipo con él en la Copa América 2024.

Entre Messi y Carboni hay una diferencia de 18 años. (Foto: @valencarboni_)
Archivado en