Independiente Rivadavia

El camino a la salvación es ir a lo simple

Independiente Rivadavia no levanta con Martín Cicotello, que sigue repitiendo errores del pasado y el equipo no levanta. ¿Y si de una vez por todas se prueba lo simple?

Juan Manuel Quiroga
Juan Manuel Quiroga lunes, 1 de abril de 2024 · 15:00 hs
El camino a la salvación es ir a lo simple
Martín Cicotello ha sacado 1 punto de 12 en la Copa de la Liga Foto: Fabián Salamone / MDZ

Independiente Rivadavia acumula 9 partidos sin ganar en la Copa de la Liga. Ya quedó muy atrás el olvidado triunfo ante Huracán por la fecha 3. Los hinchas estaban acostumbrados a lo largo de toda la historia que el Bautista Gargantini sea una fortaleza, pero por algunas decisiones futbolísticas esto no está pasando. Mal mercado de pases y entrenadores que no entienden en la situación que se encuentran sus jugadores y el club. ¿La solución rápida? Ir a lo simple. 

Uno ya quiere terminar de hablar de Rodolfo De Paoli, pero el mal armado del plantel, del cual fue parte aunque no tiene la culpa al 100%, y la floja pretemporada que se hizo que está pasando factura ahora, hacen que este combo se potencie. Si a esto le sumamos que Martín Cicotello sigue repitiendo errores del pasado, el panorama es más complicado todavía. 

Matías Reali, el atacante al que todos admiran pero que en Mendoza lo hacen marcar.

El ex Unión La Calera llegó para renovar las esperanzas y los aires de futbolistas que venían muy golpeados. Le tocó un debut complicado contra River a los pocos días de haber asumido y luego tenía a Riestra como local, también con pocos días de trabajo entre viajes y post partido. Perdió los dos. Hasta ahí, poco para decir por el contexto. Ya con casi un mes de trabajo y con un parate para trabajar tranquilo en su idea, los errores y los jugadores que más errores cometen siguen estando en cancha. No cambió nada y lleva 1 punto de 12 por la Copa.  

Luciano Abecasis es lateral y juega de volante, Emanuel Más, de un nivel flojísimo, sigue como titular cuando su reemplazante Ostchega siempre rinde. Gastón Gil Romero, que no está en su mejor momento, expuesto completamente y sin acompañantes para la contención. Matías Reali, el que con una bicicleta y un pase te deja mano a mano, tiene que perseguir a los laterales rivales. Así es muy difícil. No se ve una idea, no se sabe a qué quiere jugar el Independiente de Cicotello y parece que nada va a cambiar. En estas 4 fechas no se potenció a ningún jugador y los errores se siguen repitiendo partido a partido. 

La Lepra hace 9 partidos que no gana por la Copa de la Liga. 

Cuando tenés jugadores que están mal anímicamente y no encuentran su mejor versión futbolística, lo que mejor puede hacer un DT es ir a lo simple y darle soluciones y herramientas a sus dirigidos. Que cada uno juegue en su posición natural y por qué no repetir lo poco que conocemos que sale bien, como esa banda por derecha con Abecasis-Ham-Reali, que tantas alegrías han dado. 

A la Lepra le quedan dos partidos para terminar la Copa de la Liga, un parate de un mes en el medio para hacer una minipretemporada y recuperar soldados y afrontar cinco partidos de la Liga Profesional antes de que abra el mercado de pases. ¿Cuál es la solución para sufrir lo menos posible en estos encuentros? Ordenar el equipo, cada futbolista en su puesto y que jueguen los que se lo ganen, no los que tengan mejor currículum. 

Ya va a haber tiempo para hablar en profundidad del mercado de pases, que fue malo y muchos llegaron mal físicamente. Pero Independiente no puede desviar el foco en este momento y tiene que poner todas las miradas y dedicarle mucho trabajo a este plantel, que no es el mejor de la categoría, claro está, pero tiene más que algunos equipos que están teniendo mejores resultados. ¿Y si el problema solamente es el desorden y el mensaje errado de querer ser protagonistas de los partidos cuando lo mejor es empezar a ser claros, reconocer las debilidades y crecer de atrás para adelante? Ojalá sea eso, que en el corto plazo se puede resolver. 

Archivado en