Francia 2023

La charla técnica en un entretiempo que torció el rumbo del rugby argentino

El seleccionado argentino de rugby llegaba al Mundial 1999 tras tres fracasos y la derrota parcial ante Samoa significaba hacer nuevamente las valijas prematuramente, pero algo cambió todo.

Patricio Fernández
Patricio Fernández jueves, 21 de septiembre de 2023 · 21:30 hs
La charla técnica en un entretiempo que torció el rumbo del rugby argentino
El rostro de Gonzalo Quesada lo dice todo, tras una remontada histórica para el rugby argentino en 1999. Foto: Gentileza

El historial entre Argentina y Samoa es escaso pero intenso, ya que se vieron las caras en tres Mundiales consecutivos, además de un test match en el viejo estadio del Buenos Aires Cricket & Rugby Club en 2005, último antecedente entre ambos seleccionados.

El primero de esos choques se dio en la Copa del Mundo Inglaterra 1991. El conjunto argentino, que llegaba a esta cita máxima del rugby internacional tras volverse en primera ronda en 1987, había caído en el debut ante un poderoso Australia, liderado por David Campese, Tim Horan, Michael Lynagh, John Eales, entre otros, quien finalmente se consagraría campeón ante los ingleses. 

Samoa se imponía en la primera etapa ante Los Pumas. Créditos: AFP.

En esa misma jornada inicial, Samoa sorprendió a Gales en Cardiff y los resultados posteriores hicieron que los entrenados por Luis Gradín y Guillermo Lamarca llegaran con alguna chance de clasificación al último encuentro, que se disputaría en Pontypridd, pero el sueño duró poco y tras un primer tiempo parejo, el complemento fue todo para los de Oceanía: 35 a 12, y final de torneo para el seleccionado nacional.

 Tuigamala avanza ante la mirada de Pichot y Phelan. Crédito Getty Images.

La revancha llegaría en el siguiente Mundial, Sudáfrica 1995. Tras un debut de alto nivel ante Inglaterra, con caída ajustada por la diferencia de efectividad a los palos entre uno y otro equipo, el segundo partido de la zona sería ante los samoanos. Minutos antes del encuentro, el árbitro neozelandés David Bishop le comunicó al capitán argentino Sebastián Salvat la imposibilidad de realizar “La Gran Cacho”, jugada letal argentina que consistía en un agrupamiento coordinado de los forwards en velocidad antes de tomar contacto con los rivales a centímetros del in-goal contrario. En un encuentro de trámite parejo, Los Pumas se fueron al descanso arriba en el marcador, pero el resultado fue derrota por 32 a 26 en East London y nuevamente afuera del Mundial en primera fase.

Sene Ta escapa a la marca de Pichot - Crédito Getty Images.

¿“La tercera es la vencida” o “no hay dos sin tres”? Gales 1999 renovaba las esperanzas nacionales, con un equipo que ya tenía un puñado de jugadores profesionales desarrollándose en el rugby europeo, y en el mismo grupo se verían nuevamente las caras con los isleños. El equipo capitaneado por Lisandro Arbizu estaba obligado a ganar tras caer en el partido inaugural ante Gales, y como si se repitiera la historia de los últimos dos torneos, Samoa comenzaba a pintar de negro el futuro argentino en el cruel clima de Llanelli, imponiéndose parcialmente tras los primeros 40 minutos de juego por 16 a 3.

Alex Wyllie, el responsable de levantar la voz para despertar a Los Pumas en el entretiempo ante Samoa en 1999  - Credito David Rogers. Allsport.

El entrenador de Los Pumas para este Mundial, tras los alejamientos de José Luis Imhoff y de “Pipo” Méndez meses antes de embarcar hacia Gales, fue un viejo sabio neozelandés: Alex Wyllie, integrante del staff de los All Blacks campeón del mundo en 1987. Esos 10 minutos de descanso duraron una eternidad: un cuarto fracaso mundialista consecutivo significaba un verdadero mazazo para el rugby argentino, aferrado al amateurismo mientras el rugby internacional ya surfeaba la ola profesional desde 1995.

Simone, Quesada y Allub festejan un triunfo clave - Crédito PA Images via Getty Images

¿Qué pasó entre esas cuatro paredes del Stradey Park? “Habíamos jugado un primer tiempo flojo, ellos nos primerearon, nos golpearon, con viento en contra y sin jugar el rugby que nos convenía. Entramos al vestuario y Alex Wyllie se puso en modo Alex Wyllie, un tipo anglosajón, con nosotros mucho más jóvenes, nos pegó unos grandes gritos, nos dijo que ese equipo de la primera etapa no era lo que podía ser y jugar”, relató Diego Albanese, una de las figuras de ese equipo en una entrevista brindada a XV Podcast, y detalló sobre el entrenador kiwi: “Era un tipo tranquilo, pero se sacó un poco porque se dio cuenta que no estábamos en partido. Nos dijo ‘ustedes se van, les quedan 40 minutos’ y fue increíble, porque hicimos un cambio radical y en ese segundo tiempo Samoa no la vio, dimos vuelta un partido clave”, reveló el wing argentino que, luego de vencer en el último partido de la zona a Japón, se ganaron el derecho de jugar el playoff ante Irlanda en Lens, donde Albanese se convirtió en héroe, apoyando uno de los tries más importantes de la historia del rugby argentino, para darle por primera vez a Los Pumas un pasaje a los Cuartos de Final de un Mundial.

Por Patricio Fernández*

Archivado en