La gran historia de crecimiento de un club de rugby

La gran historia de crecimiento de un club de rugby

Viento Norte de La Toma fue fundado en 1986 y en la actualidad compite con todas sus divisiones en los torneos de la Unión de Rugby de San Luis. Esta es la historia de su crecimiento.

Rodrigo Pontis

Rodrigo Pontis

Eran otros tiempos. El ferrocarril ya no pasaba por ese lugar y el descampado que se asentaba al costado de las vías parecía el lugar perfecto para comenzar un sueño. Ahí fue, en ese mismo baldío lleno de piedras, donde un agosto de 1986 Fabricio, Yamil y Marcelo, tres muchachos que ya jugaban al rugby en San Luis y Villa Mercedes, comenzaron a escribir la historia de este deporte en la localidad de La Toma.

El primer día fueron tres. Luego cuatro y así, con el paso de los días, comenzaron a ser más los curiosos que se acercaron a conocer este deporte.

Bajo las órdenes de Orlando Sacomandi (quien fue el primer DT de la escuadra), la entusiasmada M15 rápidamente se hizo fuerte y, tres meses después de sus inicios, tuvo su tan ansiado debut en un partido amistoso.

Guillermo Barbieri, ex jugador, ex presidente y colaborador del club aseguró al respecto: “Fue un momento histórico no solo para el club; sino para todo el pueblo. Nosotros, teníamos tan solo tres meses entrenando y nos visitaba el Club Vial de San Luis, que venía de jugar partidos y campeonatos en Mendoza y San Juan. El partido fue de ida y vuelta, ellos comenzaron ganando, pero nosotros sobre el final pudimos quedarnos con la victoria, y ahí nuestra locura nunca más frenó”.

Comenzaron siendo "los chicos de La Toma", pero tiempo más tarde, cuando se les ocurrió convertir sus sueños en un club, nació la necesidad de tener un nombre. Tras barajar distintas alternativas como nombres de pájaros, palabras indígenas e incluso nombres de minerales, terminaron optando por Viento Norte ya que desde ese agosto del ’86, cada vez que les tocaba entrenar, fuertes ráfagas de aire que provenían del norte provincial dificultaban las prácticas. Pero a su vez, ese mismo viento se convirtió en un obstáculo que debieron superar para poder avanzar.

Una vez consolidada la primera comisión directiva, y ya consolidado dentro de la Unión de Rugby de San Luis, Viento Norte de La Toma comenzó a crecer internamente. Creó más categorías juveniles que luego se convirtieron en la primera, poco a poco aparecieron las infantiles y tiempo más tarde las categorías femeninas.

Tras varios partidos con victorias y derrotas por Merlo, Santa Rosa, Villa Mercedes, San Luis, Villa Dolores, Rio Cuarto y Villa Valeria, llegó el tan recordado Campeonato URSL del 2013. Fue ahí cuando Viento Norte, luego de un magnífico año deportivo y social, logró hacerse más fuerte que todos sus rivales y se coronó campeón por primera y única vez en la historia del rugby provincial.

Hoy, luego de pasar por varios predios como el del costado de las vías, el baldío de las afueras de la localidad que ahora es un barrio y el predio junto al río, las “H” de Viento Norte lucen firmen en El Solar que hace más de una década se transformó en una hermosa cancha al norte provincial.

El equipo del pueblo, que en el 2013 llenó de emoción las calles de La Toma y que en el 2014 copó las tribunas del estadio provincial Juan Gilberto Funes cuando disputó su segunda final, sigue hoy tras el sueño de consolidarse como una fuerte institución deportiva que, más allá del rugby, albergue a otras disciplinas.

Si bien el coronavirus llegó para ponerle una pausa al deporte y Viento Norte continuó soplando bajo, se sabe que en cuanto lo dejen volar, volverá a ser ese Viento que contagia alegría, emoción, garra y corazón.

Gentileza: Unión de Rugby de San Luis / Viento Norte.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?