El duro descargo de Neymar contra el racismo y Álvaro González

El duro descargo de Neymar contra el racismo y Álvaro González

El futbolista del PSG reconoció que no estuvo bien al haber recurrido a la violencia y publicó una extensa carta en sus redes sociales. Culpó a los árbitros y, sin nombrarlo, le mandó un mensaje al defensor español.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Pasó un día del caliente clásico entre PSG y el Marsella, pero siguen habiendo repercusiones de ambos lados. Las redes sociales se colmaron con mensajes cruzados, hasta los clubes salieron en defensa de sus jugadores, y Neymar quiso transmitir sus pensamientos por medio de un comunicado donde dejó claro que cualquier acto racista es intolerable.

"Ayer me rebelé. Me amonestaron con roja por querer pegar a alguien que me ofendía. Entiendo a este chico en parte. Todo es parte del juego, pero el racismo y la intolerancia no es aceptable. Yo soy negro, hijo de negro, nieto y bisnieto de negros también. Estoy orgulloso y no me veo a mí mismo diferente de nadie", son algunas de las frases del escrito.

En ningún momento de la publicación, Neymar nombra a Álvaro González sin embargo le envió un desafiante mensaje: "Nos volveremos a encontrar y será a mi manera, jugando al fútbol... ¡Quédate en paz! ¡Quédate en paz! Sabes lo que dijiste... ¡Sé lo que hice! ¡Más amor por el mundo!".

La carta completa

Ayer me rebelé, me castigaron con tarjeta roja porque le pegué a alguien que me ofendió. Pensé que no podía marcharme sin hacer algo porque me di cuenta que los responsables no harían nada, no se darían cuenta o lo ignorarían. Durante el partido, quise dar la respuesta como siempre: jugando al fútbol. Los hechos demuestran que no lo logré, me rebelé.

En nuestro deporte, las agresiones, los insultos, las malas palabras son parte del juego. No puedes ser cariñoso en la disputa. Entiendo esto. Es parte del juego. Pero los prejuicios y la intolerancia son inaceptables. Soy negro, hijo de negro, nieto y bisnieto de negro. Estoy orgulloso y no me veo diferente a nadie. Ayer quería que los responsables del juego (árbitro, asistentes) se posicionaran con imparcialidad y entendieran que no debe existir esa actitud prejuiciosa.

Reflexionando y viendo tanta repercusión por lo sucedido, me entristece el sentimiento de odio que podemos provocar cuando en el fragor del momento nos rebelamos. ¿Debería haberlo ignorado? Aún no lo sé... Hoy, con la cabeza fría, digo que sí, pero en su debido tiempo mis compañeros y yo pedimos ayuda a los árbitros y nos ignoraron. ¡Este es el punto!

Quienes estamos involucrados en el entretenimiento necesitamos reflexionar. Una acción provocó una reacción y llegó a donde llegó. Acepto mi castigo porque debería haber seguido el camino del fair play. Espero, en cambio, que el zaguero (Álvaro González) también sea sancionado.

El racismo existe, pero tenemos que detenerlo. ¡No más, suficiente! El tipo era un tonto, yo también lo era por haberle pegado... Aún hoy tengo el privilegio de mantener la cabeza en alto, pero todos debemos reflexionar que no todos los negros y los blancos pueden estar en la misma condición. El daño del enfrentamiento puede ser desastroso para ambos bandos, sean negros o blancos. No quiero y no podemos mezclar las cosas. No hay elección en el color de piel. Ante Dios todos somos iguales.

Ayer perdí en el juego y me faltó sabiduría... Estar en el centro de esta situación o ignorar un acto racista no ayudará, lo sé. Pero pacificar este movimiento “antirracismo” es nuestra obligación para que los menos privilegiados reciban naturalmente su defensa. Nos volveremos a encontrar y será a mi manera, jugando al fútbol... ¡Quédate en paz! ¡Quédate en paz! Sabes lo que dijiste... ¡Sé lo que hice! ¡Más amor por el mundo!

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?