Cinco claves del sprint final del Tomba

Cinco claves del sprint final del Tomba

Godoy Cruz consiguió seis puntos impensados como necesarios entre Liniers y Rosario. Aspectos que sobresalen ante las decisiones del entrenador.

Ariel Fernandez

Ariel Fernandez

Esta vez las formas no serán lo más importante a la hora de analizar la producción de Godoy Cruz Antonio Tomba en los últimos dos partidos de Superliga: con sendas victorias ante Vélez en Liniers y ante Newell’s en Rosario. Sin lugar a duda, lo realmente sustancial de este sprint final del equipo mendocino tiene que ver con lo numérico, con la obtención de seis puntos, más allá de la tabla de posiciones pero si pensando en lo que se vendrá con los promedios luego de la Copa de la Superliga. 

Las derrotas ante Boca y Unión en Mendoza fueron duras en el fuero interior del equipo pero, más aún, en el sentir del cuerpo técnico. Mario Sciacqua tomó la decisión de “limpiar” a los referentes: Morro García, Tomás Cardona y Juan Andrada. Pero esto a simple vista no dice nada, más que un cambio de apellidos, aunque al entrenador finalmente le terminó saliendo bien el enroque, entre otras cosas. 

Los cambios tienen algo más que una cuestión futbolística. De hecho los nombrados no solo que no estuvieron entre los titulares; ni siquiera fueron concentrados. Pero no centraremos en lo estrictamente futbolístico. 

La solvencia defensiva

Con 46 goles en contra, Godoy Cruz fue el conjunto más goleado del campeonato. Era primordial que se solucionara este aspecto. No hay forma de que a un equipo le vaya bien con estos números. En los últimos dos partidos pudo mantener la valla en cero. Esto tiene que ver con dos aspectos fundamentales: la presencia de Rodrigo Rey entre los tres palos y la conducta defensiva de Danilo Ortiz. El arquero salva aquellas que antes terminaban adentro y esto no es una cuestión menor. Toda defensa comienza desde el ordenamiento y la prestancia del uno. Además, la vuelta de zaguero le dio presencia y sobre todo pudo ordenar a una defensa que parecía perdida. Ajustó la línea y Godoy Cruz, con sobresaltos pero sin errores infantiles, pudo mantenerse con el arco invicto. 

Presión alta / salida rápida

Entre las decisiones que tomó el entrenador con respecto a las modificaciones de los titulares, la mayor repercusión tiene que ver con lo que pasa de mitad de cancha en adelante. Con Brunetta y Badaloni, el Tomba es un equipo más rápido a la hora de salir de contra como pasó en Rosario y el gol del ex Belgrano. O en la búsqueda del error ajeno con una presión alta ante la salida por bajo del rival. Sin el Morro - el jugador de mayor categoría del plantel y que nunca debe salir - es verdad que en “estos” aspectos se beneficia el equipo con su salida y el ingreso de otros futbolistas de mayor despliegue. 

Un jugador que reforzó

Wilder Cartagena llegó y encontró su lugar rápidamente. Se acomodó cerca de Fabián Henríquez con una doble función, la de contención pero también la de abastecer a los de arriba. Inclusive por momentos se anima y pasa al ataque. Godoy Cruz, ante la crisis, necesitaba jugadores que se adaptaran de forma explosiva al pedido el técnico y que comenzaran a rendir.

¿Suerte?

Para algunos la suerte no existe y para otros es primordial su existencia. Se podrá llamar así o se le puede poner el nombre que quieran a esa cuota de fortuna que siempre se necesita. ¿Liga?; también puede ser una forma de nombrar a esas que antes entraban y hoy pegan en el palo, por ej. El Tomba tuvo un poco de eso en las últimas presentaciones y bienvenido sea ese factor.

El momento de Brunetta

El delantero llegó de la mejor manera tras su paso en la Selección argentina sub 23 que consiguió el título Preolímpico en Colombia. Está rápido y hoy por hoy es el hombre más desequilibrante del equipo. Hace diferencia bien de punta con su gambeta corta y su explosión. 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?