El médico de Maradona impactó al revelar el momento más duro de su vida

El médico de Maradona impactó al revelar el momento más duro de su vida

Leopoldo Luque, médico personal de Diego Maradona, reveló el momento más duro de su vida, cuando hace 10 años estuvo preso por una causa de homicidio en la cual luego fue absuelto en un juicio.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El doctor Leopoldo Luque se convirtió en figura pública casi de la noche a la mañana por ser el médico personal de Diego Maradona. Este fin de semana sorprendió al revelar el momento más duro de su vida, cuando hace 10 años estuvo preso por una causa de homicidio en la cual luego fue absuelto en un juicio.

En una entrevista al diario Olé, Luque contó que en 2010 se encontraba con su familia en la localidad bonaerense de Villa Caraza, partido de Lanús, cuando le avisaron que en la calle "se estaban peleando", por lo cual salió y vio que estaban discutiendo su hermano, dos cuñados suyos "y dos personas más en una esquina".

"Eran todos conocidos. Hubo forcejeos, uno me quiso pegar a mí y la persona que después terminó muriendo se fue para otro lado. Nunca voy a saber si le pegaron o no. Después nos fuimos, yo ya era médico y residente. Nadie quedó en el piso ni perdió el conocimiento. Al otro día volví a la casa de mi hermano como si nada. Obvio que no había visto nada raro", relató.

Al respecto, aseguró que si hubiera visto que alguien estaba herido "hubiese asistido a la persona en el caso de haber sido necesario o llamado a una ambulancia". Luego agregó que "unos días después mi hermano me llamó diciendo que una de esas personas estaba grave. Y yo no entendía nada. De lo que puedo dar fe es de que esa noche nadie perdió el conocimiento".

"Yo sabía que no había hecho nada y un día, de la nada, vino la Policía al Hospital Finocchietto, donde trabajaba, y me llevó. Fui a la comisaría y no entendía nada. Caí en Villa Diamante. Cuando mi abogado me mostró lo que habían declarado los testigos, no lo podía creer. Decían que yo había pateado a la gente en el piso, pisado cabezas. También detuvieron a uno de mis cuñados. Fue por homicidio simple. Yo pensaba que no salía más, fue una pesadilla. Estaba terminando mi carrera, con trabajo en el hospital", reveló.

"A los cuatro meses cayó la carátula a homicidio en riña y entonces fue excarcelable. Yo no era ningún boludo, pero estar ahí adentro te la regalo. En la comisaría te ponían con cualquiera, terrible. Me mentalicé para no quebrarme. Me leí varios libros de medicina, estudié mucho", indicó.

"Fui a juicio y todos los que me habían acusado dijeron lo contrario. Todos dijeron que yo no había hecho nada y cuando le tocó hablar al hermano de la persona muerta, también dijo que nunca me vio a mí pegarle. Y obvio me absolvieron", agregó sobre aquel duro episodio.

"Cuando dieron la sentencia, ese día rendía la parte más importante de la neurocirugía, la colegiación. Siempre lo hacen a los 45 años y yo tenía apenas 33. Estaba esperando la sentencia en los días previos pero nunca dejé de estudiar. Fue de película todo", señaló.

Finalmente dijo: "Volví al trabajo y me metí al quirófano sin problemas. Me bancaron todos porque sabían que yo era inocente. Igual, me duele mucho recordar todo esto".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?