Dos años después: escandaloso accionar de la Justicia tras los piedrazos al micro de Boca en la histórica final de la Libertadores ante River

Dos años después: escandaloso accionar de la Justicia tras los piedrazos al micro de Boca en la histórica final de la Libertadores ante River

Hoy se cumplen dos años de la final de la Copa Libertadores que debía jugarse en el Monumental y que terminó en escándalo, con el partido postergado dos veces y mudado a Madrid. La Justicia sólo apuntó contra un hincha y ninguna autoridad fue imputada pese a que hubo zona liberada.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El 24 de noviembre de 2018 debía disputarse en el estadio Monumental de Núñez el partido de vuelta de la final de la Copa Libertadores, entre River y Boca, pero todo terminó en escándalo. En las inmediaciones del estadio hubo zona liberada, al micro del Xeneize lo reventaron a piedrazos y, con varios jugadores heridos, el partido se postergó un día, y 24 horas después se decidió volver a postergarlo para disputarse finalmente el 9 de diciembre en Madrid, España.

Dos años después de aquel bochorno que se vio en todo el planeta, no se avanzó nada en la causa, simplemente porque la Justicia decidió archivarla sin políticos, policías, barras ni dirigentes con responsabilidad penal, y el único culpable terminó siendo Matías Firpo, un hincha al que las cámaras tomaron arrojando un proyectil contra el micro de Boca, según repasa hoy Gustavo Grabia en TyC Sports.

Para la Justicia, Firpo fue el único responsable de lo sucedido. Para colmo de males, la decisión de archivar la causa que primero fue instruida por la fiscal Adriana Bellavigna y después por Adrián Grassi, se produjo cuando todavía faltaba un informe del Cuerpo de Investigadores de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Ciudad de Buenos Aires, que intentaba detectar a todos los responsables.

Aunque claramente hubo zona liberada, la investigación no dijo nada sobre esa hipótesis, incluso ante pruebas de por qué la policía actuó como actuó. En primer lugar, la ausencia de los paneles de fenólico que se instalan en todos los Superclásicos, seguido de la orden de la Superintendencia de Operaciones para que los cuatro grupos de combate ubicados en la esquina de Lidoro Quinteros y Libertador, junto a Prefectura, se fueran de ese lugar.

La Justicia decidió no investigar si hubo negligencia o si se liberó la zona a discreción, sólo se apuntó contra Firpo, a quien condenaron a dos años y cuatro meses de prisión condicional en un juicio abreviado. A dos años de aquella escandalosa tarde, la causa está archivada y la impunidad gana por goleada.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?