Con un gol insólito, el Atlético de Madrid de Diego Simeone amargó al Barcelona de Lionel Messi y es líder

Con un gol insólito, el Atlético de Madrid de Diego Simeone amargó al Barcelona de Lionel Messi y es líder

Atlético de Madrid venció por 1 a 0 como local al Barcelona con un increíble gol de Yannick Ferreira Carrasco ante una inexplicable salida de Ter Stegen. El Colchonero se subió a la cima de La Liga junto a la Real Sociedad y sigue siendo el único invicto del campeonato español.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El Atlético de Madrid venció por 1 a 0 este sábado al Barcelona por la jornada 10 de La Liga en el partido jugado en el Wanda Metropolitano, con un gol de Yannick Ferreira Carrasco en la última jugada del primer tiempo y en una muy mala salida de Ter Stegen, victoria que confirma el gran momento rojiblanco y oscurece un poco más el complicado futuro del equipo de Ronald Koeman.

Para más penuria culé, el Barça lamentó la lesión de rodilla de Gerard Piqué, quien se fue al vestuario llorando en el minuto 62 en una acción con el argentino Ángel Correa. Son solo ocho partidos de liga, pero el Atlético, que se proyecta como líder cuando salde cuentas con el calendario, saca ya nueve puntos a un Barça cuatro solo por encima del descenso. Los del 'Cholo' son firmes candidatos.

El partido tuvo el ritmo típico de después de un parate, aunque durante 15 minutos iniciales pareció otra cosa. Dembélé desbordó nada más empezar y encontró a Griezmann, pero su remate se fue alto. En el otro área, Saúl hizo volar a Ter Stegen. El Atleti optó por esperar atrás, un riesgo ante el Barça de Koeman, ya que al menos sí venía de ser capaz de jugar con ritmo y llegada.

No fue esta vez. El cuadro azulgrana se fue quedando y el cuadro local también bajó su ritmo después de buenas llegadas de Carrasco y en especial de Llorente, quien se topó con el travesaño. El riesgo en los visitantes era esa defensa tibia ante el equipo más en forma del campeonato, aunque no había prisa en el Atleti.

La imagen culé era la de Messi sin entrar en juego, la ausencia de protagonismo de De Jong o Pjanic, la de Pedri desesperado por recibir un balón hasta el punto de ir a quitárselo a Dembélé. El argentino tuvo su ocasión en el minuto 40, pero muy escorado ante Oblak. Ambos firmaban el empate, tras mucho tiempo sin atacar, cuando Ter Stegen regaló el 1-0. No apretó bien Piqué y Correa robó el balón que filtró a Carrasco, muy mal medido por el meta.

Tras el descanso Lenglet fue el arma ofensiva visitante. El francés tuvo dos buenos remates de cabeza pero ambos centrados. Entonces se produjo la lesión de Piqué y el Barça terminó de desaparecer. Al Atlético le bastaba con su versión defensiva, un muro del que salía repelido el balón sin peligro. Uno de esos rebotes le cayó a Dembélé pero el francés disparó desviado.

Los de Cholo pudieron matar a la contra, pero esta vez la magia de Joao Félix no salió a relucir. La pelea de Diego Costa tampoco supuso la sentencia, pero el orgullo azulgrana estuvo tan bajo como su rendimiento para cambiar el marcador. La noche fue rojiblanca con el único pero de no tener a su afición, por culpa de la pandemia de coronavirus, disfrutando del mejor Atleti.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?