Más que merecido: emotivo homenaje del Rojo a dos leyendas del club

Más que merecido: emotivo homenaje del Rojo a dos leyendas del club

Independiente homenajeó anoche a dos de sus máximos ídolos, el ex arquero Miguel Ángel Santoro y el ex capitán y lateral izquierdo uruguayo Ricardo Elbio Pavoni, con la imposición de sus respectivos nombres a las tribunas cabeceras del estadio Libertadores de América.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Independiente homenajeó anoche a dos de sus máximos ídolos, el ex arquero Miguel Ángel Santoro y el ex capitán y lateral izquierdo uruguayo Ricardo Elbio Pavoni, en el estadio Libertadores de América, con la imposición de sus respectivos nombres a las tribunas cabeceras norte y sur.

Una ceremonia que presentó a "Pepé" y al "Chivo" en el centro del campo en una amena charla con los periodistas Walter Nelson y Román Iucht, poblada de imborrables vivencias, anécdotas, emociones y saludos en video de ex compañeros y familiares. Sobre aquellos brillantes equipos de los "rojos" de las décadas del 60 y 70, ganadores de numerosos títulos que le dieron el mote de "Rey de Copas", ambas glorias ofrecieron interesantes pormenores.

Entre otros conceptos, Santoro sostuvo: "Fuimos tocados por la varita de la suerte y por el designio de Dios para que el sueño al estar en inferiores de salir campeón se cumpliera y, después, pensar en esto, en el reconocimiento de la gente". "Nuestro equipo era un gran grupo humano, formando con la comisión directiva una sociedad anónima, sabiendo que si a nosotros nos iba bien le iba bien al club", añadió.

"Una de las claves que teníamos para el funcionamiento del equipo era que yo desde el arco mandaba y acomodaba a los defensores y ellos ordenaban a los mediocampistas y delanteros", recordó.

Por su parte, Pavoni manifestó: "Nos llena de orgullo el recuerdo y el cariño de la gente, como el haber disfrutado con nuestras familias aquellas salidas con la mayoría de los jugadores porque éramos todos amigos". "De los equipos que compartimos con 'Pepé', el más compacto fue con el que salimos campeones del primer torneo Nacional en 1967, con el técnico (brasileño) Osvaldo Brandao", comentó. "Ganamos muchos títulos porque siempre estuvimos convencidos que las finales había que ganarlas como fuera", concluyó.

La mayor emoción los embargó a los dos al cierre de la ceremonia cuando los conductores les entregaron sendas plaquetas de reconocimiento y cuadros gigantes con la imagen de ambos abrazados a la Copa Libertadores, que por primera vez ganó Independiente en 1973, al vencer a Juventus por 1 a 0 con gol de otro gran ídolo, Ricardo Bochini, en el estadio Olímpico de Roma.

El emplazamiento de sus nombres en las respectivas tribunas se presentó por medio de un video, que con el apoyo de la tecnología, resaltó entre un juego de luces el resumen de la brillante trayectoria de los homenajeados defendiendo la camiseta del "orgullo nacional", como bautizaron los hinchas al equipo por aquellas hazañas.

La reseña mostró que Santoro debutó en 1962 y jugó en la institución hasta 1973, cosechó diez lauros, entre ellos, cuatro títulos locales; misma cantidad de Copas Libertadores (1964; 1965; 1972 y 1973); y el título de campeón del mundo en el '73.

A su vez, Pavoni defendió la camiseta de Independiente desde 1965 a 1976, logrando 12 títulos, entre los que se destacan las conquistas de cinco Copas Libertadores (1965; 1972; 1973; 1974 y 1975) y la Copa Intercontinental de 1973, además de tres títulos locales.

De este modo, se completó la denominación de todas las tribunas y plateas, ya que las laterales con anterioridad fueron bautizadas con los nombres del gran goleador Arsenio Erico -oeste- y del máximo ídolo Ricardo Bochini -este-.

Además, el "Chivo" expuso una consideración muy especial hacia quien fuera uno de sus compañeros por aquellos días de gloria, José Omar Pastoriza, quien también tuvo su homenaje a la mañana con la apertura de una calle lindera al estadio que lleva su nombre.

"El 'Pato', al contrario de los que muchos creen que era muy laborioso, en verdad era un poco vago, pero era un líder, yo digo que era el jefe del plantel, por sus arengas tan emotivas que nos ofrecía como jugador y mucho más cuando lo tuvimos como técnico", manifestó Pavoni.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?