La espantosa historia de pedofilia que sacude a un histórico club de Europa

La espantosa historia de pedofilia que sacude a un histórico club de Europa

El Celtic escocés recibió una impactante demanda en su contra tras el escándalo de abusos a menores de una institución que funciona como una especie de filial del club de Glasgow.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El fútbol escocés se ha visto sacudido por una impactante demanda contra el Celtic, histórico club de ese país, por parte de un grupo de 21 víctimas y familiares que señalan a la institución como cómplice de los casos de abuso de menores y pedofilia que se sucedieron durante más de 20 años en el Celtic Boys Club, una especie de filial del club de Glasgow.

Según relata hoy el diario Clarín, el Celtic Boys fue fundado en 1966 y rebautizado en 2018 como St. Patrick's Sports Academy. Fue el equipo más prestigioso del fútbol juvenil de Escocia pero también el centro de un escándalo que involucró a seis importantes hombres de la institución, investigados por agredir sexualmente a niños entre fines de los '60 y principios de los '90. Tres de ellos fueron condenados.

El escándalo recobró fuerza este año con la demanda contra el Celtic ya que afirman que el club tenía una "responsabilidad corporativa" por la seguridad de los niños y las acciones de los agresores, y esperan que el juicio que se llevará a cabo en 2021 "derribe el muro de defensa" que creó el club, uno de los más populares del país, para distanciarse del Celtic Boys.

La institución de fútbol juvenil nació como una organización independiente del equipo profesional, aunque con los años se fueron creando lazos que terminaron transformando al Celtic Boys en una especie de cantera del Celtic FC. Pero desde el vigente campeón de la liga escocesa afirman que siempre fueron dos entidades legales diferentes, por lo que no aceptan la responsabilidad de los abusos cometidos.

Uno de los condenados fue Jim Torbett, fundador del Celtic Boys, quien fue encarcelado en dos ocasiones por esos delitos, en 1998 y luego en 2018. El diario británico The Guardian publicó un artículo en el que algunas de sus víctimas narran en detalle las agresiones cometidas por el dirigente.

Gordon Woods contó que en sus primeros años como jugador del club, al que se unió en 1967, Torbett, entonces manager del equipo, invitaba a los niños a su departamento, con la excusa de que lo ayudaran con algunas tareas. "Una noche, después de entrenar, nos pidió que embaláramos unas medallas de plástico y que nos pusiéramos los shorts de fútbol para hacerlo. Después nos invitó a recostarnos en su cama para descansar y luego se acostó él. Yo tenía 13 años. De repente, puso su mano en mis shorts. Recuerdo que estaba aterrorizado, pero no me podía mover. Estaba paralizado. Tenía una sensación de malestar en el estómago", relató Woods a los 65 años.

Woods recordó además un incidente que ocurrió en 1968 y que terminó marcando su salida del Celtic Boys. "Fuimos a una juguetería con el pretexto de ponerle etiquetas a unas pequeñas copas de plástico. Torbett me pidió que fuera al fondo del local a buscar una caja con las copas. Me siguió e intentó obligarme a que le practicara sexo oral. Me escapé y volví caminando a mi casa. Tenía 14 años", relató.

Torbett se alejó del club en 1974 para poder dedicarse al manejo de su empresa. Muchos años después, cuando el dirigente ya había sido encarcelado una vez por pedofilia, la prensa escocesa aseguró que en realidad había sido despedido por Jock Stein, en ese momento DT del Celtic FC.

En 1978, Torbett regresó al equipo de la mano de Kevin Kelly, miembro del Consejo Directivo de Celtic FC. Andy Gray fue una de las víctimas de Torbett tras su regreso. Su hermana Michelle es una de las demandantes, en representación del ex jugador, quien falleció en 2017 en un accidente de buceo en Australia.

"Mi hermano jugó en el Boys Club por tres años, pero de repente a los 16 años renunció. Recién a los 40 nos contó lo que le había ocurrido. No compartió detalles, pero nos contó que todo comenzó cuando tenía 12, en el auto de Torbett, quien solía llevarlo a casa después de las prácticas", relató Michelle, quien fue víctima de vandalismo y recibió amenazas por su accionar en contra del campeón del fútbol escocés. 

Antes de mudarse a Australia, en 2017, Andy denunció los abusos ante la Sociedad para la Prevención de la Crueldad de los Niños y ante la policía británica. Su testimonio fue uno de los que se utilizó durante el juicio que terminó con una nueva condena de seis años de prisión contra Torbett en 2018.

Esa sentencia desató una serie de nuevas denuncias contra figuras importantes del Celtic Boys Club, entre ellas Gerald King, ex presidente de la institución, condenado a principio de 2019 por "prácticas lascivas y libidinosas"; y el ex entrenador Jim McCafferty, quien el año pasado se declaró culpable de 12 cargos relacionados con abuso sexual de diez niños entre 1972 y 1996, cuatro pertenecientes al Boys Club.

Luego del último juicio de Torbett, el Celtic FC emitió un comunicado en el que expresaba su "profundo pesar por los hechos ocurridos" y se solidarizaba con las víctimas de los abusos. Pero también enfatizaba que el club "es una organización completamente separada del Celtic Boys Club".

Patrick McGuire, abogado de los 21 denunciantes, asegura que los vínculos históricos que unen a las dos instituciones son suficientes para responsabilizar al equipo profesional. "Es obvio que no hubo distinción alguna. El periódico interno del club habla de que el Boys Club es 'parte de la familia Celtic' y un ex entrenador describió el equipo juvenil como la 'base de la pirámide' de todo el club'". aseguró McGuire, quien representará a los demandantes en el juicio del año próximo, que amenaza el prestigio del vigente campeón escocés.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?