Nani Roma atraviesa un Dakar amargo y lleno de imprevistos

Nani Roma atraviesa un Dakar amargo y lleno de imprevistos

Las cuatro primeras etapas del rally Dakar 2020 han tenido un sabor muy amargo para el español cuyo peor trago lo pasó el miércoles en la cuarta etapa cuando se quedó sin ruedas de repuesto y tuvo que esperar más de cinco horas al camión de asistencia.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Las cuatro primeras etapas del rally Dakar 2020 han tenido un sabor muy amargo para el español Joan 'Nani' Roma cuyo peor trago lo pasó el miércoles en la cuarta etapa cuando se quedó sin ruedas de repuesto y tuvo que esperar más de cinco horas al camión de asistencia.

Roma, que fue segundo el año pasado, se encuentra descolgado en la clasificación general, lejos del objetivo que se había marcado llevar lo más alto posible al coche de Borgward, en cuyo volante se había puesto este año.

"Sinceramente, estoy triste. Lo siento sobre todo por el esfuerzo de todo el equipo. Aunque tuviéramos pequeños problemas, nuestro objetivo cada día era terminar, y hoy no lo hemos hecho", comentó el piloto al terminar la etapa alrededor de las 23:00 hora local (20:00 GMT), tras haberse casi 18 horas en el coche.

El catalán fue el gran perjudicado de una de las etapas más difíciles que se recuerdan entre los más veteranos de la caravana del Dakar.

Los pinchazos fueron la tónica común en todos los vehículos y categorías, incluidos los punteros, como el de Fernando Alonso (Toyota), quien sufrió hasta tres pinchazos y tuvo que hacer 150 kilómetros sin rueda de repuesto. Su compañero Nasser Al Attiyah (Toyota), vigente campeón del raid, hizo 120 kilómetros en las mismas circunstancias.

Roma no tuvo tanta suerte y agotó sus "vidas" al pinchar todas sus ruedas de repuesto. De las tres que tenía su coche, una la utilizaron en la primera parte de la etapa y luego otra en un tramo de arena donde pinchó "sin saber por qué". Quedaban 100 kilómetros y solo le quedaba una rueda en caso de otro pinchazo.

"En una bajada de arena había una moto, helicópteros y gente. He bajado un poco la vista y desacelerado para ver si había algún problema, y al volver a mirar al frente había una piedra enorme en medio de la pista", relató Roma.

"En el golpe he pinchado dos ruedas y ya no nos quedaban. Mi compañero de equipo también venía sin ruedas, por lo que hemos tenido que esperar al camión que venía súper tarde", agregó.

La tremenda complejidad de la parte final de la etapa, con tramos similares a una pista de trial, hicieron que el catalán acabase el recorrido de 453 kilómetros cronometrados a una media de 55 kilómetros por hora, lo que también le hizo perder más tiempo.

Los otros tres días anteriores Roma pudo acabar sin contratiempos, aunque entre 20 y 30 minutos más tarde que el ganador de la etapa.

Desde el primer día del rally, el catalán, ganador del Dakar de 2004 en motos y de 2014 en coches, se encontró con un vehículo con muchos aspectos por mejorar, a lo que el piloto está dispuesto a colaborar para evolucionarlo.

"Sabíamos a lo que veníamos", había dicho Roma en los días previos, consciente de que este Dakar iba a ser muy diferente al de años anteriores, cuando al volante de un 4x4 de Mini tenía un automóvil con prestaciones para ganar la carrera

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?