Sexo, coronavirus y orgasmos: Qué saber y qué hacer en la cuarentena

Sexo, coronavirus y orgasmos: Qué saber y qué hacer en la cuarentena

Dejémoslo bien enclaro: los orgasmos sí fortalecen el sistema inmunológico, aunque no lo hacen de inmediato. Lo mejor siempre será seguir teniendo sexo, en compañía o solos.

MDZ Curiosas

En tiempos del nuevo coronavirus circula una información que invita a subirse al catre y a tener orgasmos como herramientas para mejorar las defensas y prevenir la invasión de este nuevo germen. Más allá de lo curiosa que pueda parecer esta aseveración –que, dicho sea de paso, ha sido considerada falsa–, lo cierto es que algo de razón sí tiene.

Todo en virtud de que las relaciones sexuales fortalecen el sistema inmunológico y forman una red entre células, tejidos y sustancias que a manera de batallones se alinean para contrarrestar el ingreso no solo de virus sino también de bacterias y hongos.

Varios estudios lo confirman. Para la muestra, uno reciente de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos demostró que aquellas personas con polvos frecuentes tienen estos sistemas de ataque mucho más organizados y alertas en comparación con aquellas que se enfrentan a sequías sobre la cama.

Otra investigación de la Universidad de Barreen, en Estados Unidos, cuantificó esto al punto de encontrar que quienes se meten bajo las sábanas al menos dos veces por semana elevan en un 30 por ciento los niveles de inmunoglobulina A, uno de los anticuerpos que protagonizan el enfrentamiento contra los gérmenes que llegan al cuerpo.

Por otro lado, no se cuestiona la evidencia de que los orgasmos elevan la oxitocina y las endorfinas, que, mezcladas, disminuyen el estrés, tanto que son consideradas las hormonas de la felicidad porque proyectan un estado de bienestar y plenitud que, según se sabe, también actúa en la misma dirección que la inmunoglobulina.



Sin embargo, aquí hay un pero, porque un factor que se ha relacionado con las mejoras de las defensas durante el aquello es el intercambio de fluidos, que al traer diferentes antígenos al cuerpo hacen que este trabajo produzca más inmunoglobulina A. Lo que en caso de síntomas del coronavirus podría resultar contraproducente.

De ahí que hay que aclarar las cosas y decir que los orgasmos sí elevan las defensas, pero no de un momento a otro. Se requiere que estos sean frecuentes y mantenidos en el tiempo para que el efecto protector sea real.

Así que si sus polvos han sido escasos durante los últimos tres meses, lo más seguro es que en este momento, con respecto a sus beneficios, sean prácticamente nulos, lo que ni impide que sea la mejor invitación para aumentar la frecuencia para que la próxima epidemia lo encuentre fortalecido. Hasta luego.

Esther Balac para Eltiempo.com

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?