Problema de las tuberías oxidadas o de plomo

Problema de las tuberías oxidadas o de plomo

El problema de las tuberías oxidadas es muy común en la mayoría de los hogares que tienen algunas décadas de construcción.

Aunque de momento no signifique una situación grave, si no se soluciona a tiempo puede llegar a serlo.

La razón se encuentra en que el óxido afecta a la calidad del agua y a las tuberías, modificando lentamente la presión y caudal de agua en todos los grifos de la casa. Además, el color que toma el agua puede manchar las prendas, el cerámico de piletas, bañeras y todo aquello con lo que entre en contacto.

Las tuberías de plomo aportan otro tipo de problemas que están más relacionados con la salud, especialmente de los niños, embarazadas y adultos mayores. Para dar una solución definitiva al problema de las tuberías oxidadas o de plomo, no hay nada mejor ponerse en manos de profesionales especializados del sector.

Es importante comprender cómo puede afectar el agua oxidada o el plomo en el hogar y en la salud, además de aprender algunos consejos para solucionarlo lo antes posible.

Cómo sé si el agua está oxidada

El color del agua es el primer indicador de que las tuberías se están oxidando, puesto que el óxido tiñe de un color amarillo cuando el problema recién comienza. Y va tomando un tono anaranjado o rojo amarronado a medida que el problema avanza.

En el caso de que el óxido en las tuberías esté avanzado se puede notar una reducción del flujo de agua y de la presión de la misma.

Cómo sé si el agua tiene plomo

El plomo no aporta color ni sabor al agua, por lo tanto, no se puede detectar a simple vista y causa mayores problemas de salud que el óxido de hierro. La única manera de descubrir si hay plomo en el agua de nuestro hogar es solicitar un análisis de laboratorio de la misma.

Si el resultado indica una cifra menor a los 10 microgramos de plomo por litro, el agua es apta para su consumo. Pero es muy probable que la cifra supere ese nivel si las tuberías son de plomo o si existen soldaduras de ese material.

En ese caso, se recomienda cambiarlas por un material diferente. Los que mejor conocen sobre este tema son los fontaneros Barcelona, quienes podrán asesorarte y brindarte una solución eficiente y rápida para el problema de tuberías oxidadas o de plomo que pueda existir en tu hogar.

Por qué hay óxido en el agua

El hierro es uno de los materiales utilizados en las tuberías de las casas más antiguas. La oxidación de este metal sucede por oxígeno disuelto en el agua. Si no se trata a tiempo, se podrían formar tubérculos dentro de las cañerías que afectarían a la presión y flujo del agua.

Otro problema de las tuberías oxidadas es que el óxido se suele desprender en el flujo de agua, provocando un cambio de tonalidad en la misma que mancha todo aquello con lo entra en contacto. Especialmente cuando el agua queda en reposo.

Qué pasa si tomo agua oxidada

El hierro es uno de los oligoelementos que nuestro cuerpo necesita para estar saludable y la dosis que se ingiere con el agua no afectaría negativamente a la salud. Sin embargo, el añadido de óxido de hierro en el agua le da una tonalidad, olor y sabor diferente.

Pero el mayor daño que produce el agua oxidada son las manchas que provoca en las prendas, porcelana de piletas y bañeras y accesorios de plomería. Estas manchas no pueden ser eliminadas con el detergente común.

Otro inconveniente que causa el óxido en la tubería es que la estrecha cada vez más hasta taparla completamente si no se soluciona a tiempo. En los tanques de inodoros, por ejemplo, en casos avanzados de oxidación, se puede distinguir una baba amarronada que a veces puede tapar los sistemas de agua.

Qué pasa si tomo agua con plomo

El daño que ocasiona el plomo en el organismo es grave si ocurre una ingesta prolongada y los daños se perciben a largo plazo. El plomo afecta principalmente a los niños, mujeres embarazadas y a los adultos mayores. Por lo tanto, no se debe esperar a tener algún síntoma para tomar medidas.

Cómo solucionar el problema de las tuberías oxidadas

Una solución temporal que se puede utilizar hasta consultar con un fontanero profesional es limpiar las tuberías con productos químicos. Dichos productos se ofrecen en las ferreterías.

Otra solución es limpiar o agitar las tuberías para que se desprenda el óxido que se encuentre en su interior. El inconveniente de esto es que se debe cortar el suministro de agua para hacerlo y el óxido que se desprenda puede tapar los grifos.

Estas dos propuestas pueden solucionar de manera temporal el problema de las tuberías oxidadas. Sin embargo, lo recomendable es tomar contacto con empresas especializadas como Hermanos García. Este tipo de profesionales nos asesorarán profesionalmente según la situación particular de su hogar.

¿Querés recibir notificaciones de alertas?