O cambiás o te cambian

O cambiás o te cambian

“Aprender a cambiar” es una capacidad que, aunque lo hagamos ya de mayores, puede cambiar nuestras vidas en forma trascendental. Una capacidad que afecta a toda nuestra manera de ser, a quiénes somos y hemos sido, y a quiénes podemos ser en el futuro. 

Al comprender la importancia del asunto, la pregunta que nos surge es: ¿cómo podemos aprender a cambiar?

Una forma es permitir la comunicación con nuestra mente inconsciente para que esta participe del proceso de aprendizaje y cambio. Y, para poder captar con la intuición la información externa que nos permita aprender, debemos poder ver más allá de lo que se ve o se dice. Esto implica que al observar la realidad, debemos analizarla a la luz de la información brindada por mi inconsciente, ya que la mente es un manantial inagotable. Y ello puede lograrse con la PNL.

Lejos de lo que comúnmente se entiende, el aprendizaje no es un producto exclusivo de la capacidad intelectual; la disposición emocional juega aquí un papel preponderante. Su relevancia es tal, que una de las condiciones para que el aprendizaje ocurra es encontrarnos sumergidos en un estado adecuado que comprende un conjunto de procesos intelectuales, emocionales y físicos presentes en esa situación.

Para adquirir habilidades en cualquier área de nuestra vida, existen cuatro requisitos básicos que, si los cumplimos, nos facilitarán enormemente el aprendizaje: reconocer que no sabemos, o que todavía tenemos mucho que aprender; encontrar a alguien de quien podamos aprender, ya sea una persona, un libro, etcétera; mantener una disposición emocional favorecedora del aprendizaje, y comenzar con la práctica constante y consciente de las habilidades que queremos incorporar.

El proceso de aprendizaje requiere de un minucioso seguimiento. No es posible aprender a cambiar si no logramos primero aprender a aprender o, lo que es lo mismo, saber la forma de optimizar mis recursos con la finalidad de obtener los mejores resultados en mi intención de incorporar el conocimiento que necesito.

El aprendizaje es la base del cambio en el individuo. Si conozco las claves del aprendizaje, podré cambiar cuando lo desee. Y de esta manera transformar mi vida para que gire a mi favor.

"Continuamente debemos aprender a desaprender mucho de lo que hemos aprendido, y aprender a aprender lo que no se nos ha enseñado", decía Ronald David Laing.

Alfredo Diez, escritor, conferenciante y consultor de empresas / Instagram: alfredo10coach

¿Querés recibir notificaciones de alertas?