Un juez denunció que le robaron en un prostíbulo y lo apartaron de su cargo

Onildo Osvaldo Sthempelet llamó al 911 para denunciar que le faltaba plata y una tarjeta de su billetera luego de su paso por una casa de citas en el barrio Villa Soldati de Bahía Blanca.

Redacción MDZ

El juez que ahora es investigado tras su paso por un prostíbulo

La Nueva

La Suprema Corte de Justicia bonaerense ordenó licenciar por 90 días a un juez de Ejecución bahiense para investigar si cometió un delito cuando concurrió a un supuesto prostíbulo, hecho que se conoció porque le habrían robado dinero y una tarjeta de crédito, informaron fuentes judiciales.

En la resolución, el máximo tribunal dispuso "la licencia por el término de 90 días a partir del día de la fecha para Onildo Osvaldo Sthempelet, titular del juzgado de Ejecución Penal 2 del Departamento Judicial de Bahía Blanca".

Además, se ordenó "dar vista al señor Procurador General de lo informado por el fiscal General del Departamento Judicial de Bahía Blanca a fin de que evalúe el actuar del doctor Sthempelet en los términos de la Ley 13.661 y verifique si corresponde formular acusación de conformidad con el artículo 182 de la Constitución Provincial".

La medida fue firmada por los jueces Eduardo De Lazzari, Héctor Negri, Daniel Soria, Luis Genoud, Hilda Kogan, Eduardo Pettigiani y Sergio Torres.

El hecho, que trascendió públicamente este jueves, ocurrió el 15 de mayo último en momentos en que el magistrado estaba en una vivienda situada en la calle Rivadavia al 2.800 de Bahía Blanca, que se investiga si funciona como casa de citas.

Fuentes judiciales señalaron hoy a Télam que "luego de un llamado al servicio de emergencias 911 acudieron al lugar efectivos del Comando de Patrullas debido a que hubo una sustracción".

Respecto de si el juez podría haber cometido algún delito, el vocero indicó que "la prostitución ejercida en forma individual no es delito, pero si se trata de un prostíbulo sí porque está la figura del proxeneta y la ley de profilaxis provincial".

Ante ello, se le dio intervención en este caso a la Unidad Funcional de Delitos Sexuales para que llevara a cabo otra investigación.

Según se indicó "la cuestión pasa por determinar si, independientemente del hecho del robo, existió otro delito o si la acción puede ser cuestionada desde el punto de vista del decoro".

Por su parte, el magistrado, quien se desempeña en uno de los pisos del edificio donde funcionan otros juzgados, entre éstos de Garantías y de Familia, situado en Colón 46, se negó hoy a hablar del tema ante los medios de prensa.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?